Inicio Destacadas ¿Qué pasó con la unidad opositora? Pregunta la diputada Grace Lucena

¿Qué pasó con la unidad opositora? Pregunta la diputada Grace Lucena

La dirigente de Avanzada Progresista le responde al partido VP con esta interrogante que evidencia las diferencias entre ambas organizaciones políticas

En momentos de mayor sufrimiento para la población Venezolana que busca desesperadamente respuestas que no encuentra en el gobierno y el G2 opositor, el pueblo sufre una crisis humanitaria que necesita de un acuerdo político que presente soluciones ante el colapso de los servicios públicos, la hiperinflación, el Venezolano quiere mejorar su calidad de vida, cubrir sus necesidades básicas dejar el estado de sobrevivencia.

Uno de los grandes problemas políticos es que el extremismo irracional tiene un enfoque bélico improvisado, por eso lucen desencajados y fuera de todo contexto que conecte con la mayoría, el accionar de algunos dirigentes de los partidos políticos hegemónicos de la oposición olvidó que en el 2015 se construyó una mayoría con el chavismo decepcionado de la pésima gestión de Nicolás Maduro.  

En la tormenta y la oscuridad se ve la luz de las contundentes y esperanzadoras declaraciones de la conferencia episcopal  Venezolana que coincide  clara e inequívocamente con  el  camino que debemos recorrer para construir de manera plural,  democrática y constitucionalmente, donde señala  la propuesta para la  transición y el Acuerdo de gobernabilidad acompañada por personalidades como el padre Virtuoso  y sectores importantes de la sociedad civil como partidos políticos, gremios empresariales y académicos, ONG y otros.

Es semejante a la propuesta política de la concertación, transición democrática y Gobierno de Coalición, Unidad y Salvación Nacional esgrimida  y sostenida por Henri Falcón a lo largo de estos años, cuya postura ha sido salvajemente atacada y descalificada por quienes se desviaron de la ruta electoral y pacífica que nos dio el mejor resultado obtenido hasta ahora:  Las parlamentarias del 2015, pero en el 2016 comenzaron a destruir la Unidad con laboratorios de campaña sucia para atacar a quien representara la posibilidad de ser un adversario en la carrera presidencial. Nuevamente dieron al traste con el apoyo y  la esperanza de los Venezolanos en 2019  para convertirse en los intermediarios de la «Ayuda humanitaria», impidieron la cohesión de la Asamblea Nacional único poder público legal y legítimo en el país por el sectarismo y la promoción de falsas expectativas.

Se puede diferir de las opiniones de la dirigencia, las diferencias hay que entenderlas, responderlas con altura, respeto y con propuestas constructivas y edificantes en el marco democrático, no con la basura de las mentiras y la campaña negra.

Henri Falcón como político ha tenido victorias indiscutibles en la alcaldía de Iribarren y en la gobernación de Lara acompañadas de excelentes gestiones que hoy mayoritariamente añora la población Larense y también ha tenido dos  reveses electorales, situación normal para un político o un deportista se gana o se pierde, pero en ambas oportunidades gracias a una campaña sucia contra él y al garrafal  llamado a la abstención se llevó a la nada, no perdió Henri, perdimos espacios políticos de Unidad. 

Se olvidaron que Henri Falcón enfrentó a Chávez en su mejor momento al no aceptar la expropiación de los terrenos y galpones de la Polar en Barquisimeto, cuantos ataques de que somos chavistas, nunca hemos negado de donde venimos,  el 80% de los ciudadanos que apoyamos en un momento el proyecto de cambio que se plasmó en la constitución de 1999.

Leer también: Voluntad Popular descarga sus «misiles» contra Henri Falcón

La historia y la racionalidad le viene dando la razón a la posición de centro político de Henri, quien  con grandeza y humildad ha establecido una clara distancia y separación del extremismo sin hacer ninguna campaña oscura,  se equivocaron quienes creen que la fortaleza de la oposición es la violencia y las vías que impliquen derramamientos de sangre para la población, aquí no hay fuerza para una rebelión armada, la fortaleza de la oposición es la organización popular y el voto masivo, aquí el que está bien armado es el PSUV y el gobierno que son los mismo, representan la maldad y el autoritarismo.

No podemos olvidar que los vencimos en el 2015 por un verdadera unidad que fue más allá y conquistó en los barrios a los chavistas decepcionados de este mal gobierno.

Nosotros nos fuimos del PSUV por no creer en el pensamiento único, luego en el lado de la oposición nos encontramos mucha gente con valores democráticos, pero también un sector extremista irracional que pretende imponer el pensamiento único de la violencia improvisada y del llamado a la abstención, para buscar un quiebre en las FANB o una invasión militar que nunca llegó, ni llegará, nosotros hemos rechazado esa fantasía absurda y por eso el ataque desmedido y financiado, por quienes dejan claro quienes son protagonistas del radicalismo y la  antipolitica, bajo el  tutelaje de factores externos que en estos 20 años de lucha privilegian sus intereses y delirios bélicos, que lamentable que han buscado y siguen empeñados en llegar al poder como sea, sin escrúpulos y llevados por el odio con el que se dividió el país.

Han agudizado la crisis estructural que generó el gobierno de Nicolás Maduro con sanciones económicas, buscando un estallido social, no lo han logrado, lo que se observa es  la aniquilación del pueblo Venezolano que se hace más débil y el gobierno más fuerte, así ocurrió con el bloqueo en Cuba, atornilló a los Castro, van 60 años y siguen esperando la invasión militar que los salvará. 

Estos señores extremistas que les gusta los juegos de la guerra, por cierto muy improvisados, son los mismo autores del Carmonazo que se concreta después que logran sacar a Chávez del poder, pero los mismos militares al ver la ambición desmedida y el decreto anticonstitucional deciden devolverlo, fueron tan ineficientes que duraron solamente dos días en el poder porque un grupito excluyó a todos los partidos y sectores de la sociedad venezolana al instante. Luego fracasa el Vete Ya, La Salida 2014 y 2017 donde llevaron a jóvenes valientes a enfrentar a asesinos con piedras, también vimos la estupidez del 30 de Abril que  desconectó a Juan Guaidó de  la gran masa opositora (opositores también son  los chavistas decepcionados de este gobierno), el cucutazo, lamentable la corrupción con la ayuda humanitaria, en estos días el Macutazo , etc. 

Ese accionar erróneo de la representación de la antipolítica  (sector minoritario) debe quedar aislado y condenado por el sector democrático, hoy no me queda ninguna duda que  hay gente con responsabilidad y compromiso con el Pueblo Venezolano como Henri Falcón, Chuo Torrealba, Ramón Guillermo Aveledo, Henrique Capriles y organizaciones como  la CEV,  que quieren construir  una nueva mayoría que esté a la altura de las imperiosas necesidades  de cambio que necesita nuestra nación y que claman  los ciudadanos.

Grace Lucena

La Diputada  de Lara