Inicio Internacionales Primera transfusión exitosa de sangre artificial

Primera transfusión exitosa de sangre artificial

Una nueva tecnología permite fabricar en laboratorio glóbulos rojos a partir de la sangre de un donante

Un equipo multidisciplinarios de científicos de los centros de Bristol, Cambridge y Londres, en el Reino Unido, crearon  sangre artificial, y con la ayuda de la unidad de donaciones del servicio británico de salud, lograron de forma exitosa realizar la primera transfusión a seres humanos con este tipo tipo de sangre de laboratorio.

De ahora en adelante esta sangre artificial podrá ser usada para transfusiones en otras personas, uno de los grandes avances de la ciencia. Sin embargo, las actuales transfusiones se realizan en cantidades mínimas a las personas, para ver el comportamiento de esta sustancia creada en laboratorio dentro del cuerpo de las persona.

Leer también: Confirman la primera muerte por viruela del mono 

Un trabajo especial publicado por la BBC da cuenta que este proyecto de investigación se enfoca en los glóbulos rojos que transportan oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo, funcionando de la siguiente manera:

  • Los científicos comienzan con una donación normal de medio litro de sangre (alrededor de 470 ml).
  • Se utilizan campos magnéticos para extraer células madre flexibles que son capaces de convertirse en glóbulos rojos. Se estimula el crecimiento de estas células madre en grandes cantidades en los laboratorios y luego las guía para que se conviertan en glóbulos rojos.
  • El proceso toma cerca de tres semanas y, de un grupo inicial de alrededor de medio millón de células madre, se producen 50.000 millones de glóbulos rojos.
  • Estos se filtran para obtener alrededor de 15.000 millones de glóbulos rojos en la etapa adecuada de desarrollo para el trasplante.

Dos voluntarios fueron los primeros en participar en el ensayo, que busca probar la sangre en al menos 10 individuos sanos. Recibirán dos donaciones de 5-10 ml con al menos cuatro meses de diferencia: una de sangre normal y otra de sangre cultivada en laboratorio.

La sangre artificial está marcada con una sustancia radioactiva, que se usa generalmente en procedimientos médicos para que los científicos puedan ver cuánto tiempo dura en el cuerpo.

Se espera que la sangre cultivada en laboratorio sea más potente de lo normal, y que se consoliden las bases para la fabricación de glóbulos rojos, para que se puedan usar de manera segura con personas con trastornos como la anemia falciforme, entre otros.

Con información de: Noticia058