“Un Ángel Salvador” ronda por la autopista de Yaracuy

Un sin fin de historias se han vivido en esta vía que a Lara con Yaracuy, y que desde el año 2009 lleva el nombre de “Cimarrón Andresote”

Autopista cCimarrón Andresote

Transitar por la autopista “Cimarrón-Andresote” tiene “ciertos riesgos” que muchos deben enfrentar, para poder llegar al destino final sin mayores problemas.

Autopista de Yaracuy

Un sin fin de historias se han vivido en esta vía que une al estado Lara con Yaracuy, que anteriormente conocida como la autopista “Rafael Caldera”, en honor al dos veces ex presidente de la república, y que desde el año 2009 lleva el nombre de “Cimarrón Andresote” en referencia al rebelde venezolano Andrés López del Rosario.

Una de las historias trágicas más conocidas por su impacto en el mundo deportivo, ocurrió hace casi cuatro años, cuando la noche del 6 de diciembre del 2018 fallecieron en un accidente de tránsito los peloteros del Cardenales de Lara, Luis Valbuena y José «El Hacha» Castillo, desatando la tristeza de millones de fanáticos del Béisbol en Venezuela.

Tras aquel lamentable accidente donde la inseguridad vial fue factor determinante, hoy los miles de conductores que circulan frecuentemente por esta amplia autopista se sienten más seguros y protegidos por “un Ángel salvador”, que siempre aparece cuando más lo necesitan en medio de un percance.

El joven gruero Eduardo Almeida

Este “Ángel Guardián” es el joven Eduardo Almeida, yaracuyano oriundo de San Felipe, quien desde hace apenas dos meses se dedica a auxiliar en su grúa a los vehículos que por alguna falla mecánica se accidentan en plena vía, sin importar el día o la hora.

«Me regresé a mi país con la esperanza de apostar en él y poner mi granito de arena para que Venezuela vuelva a ser la potencia que era antes», dijo el joven profesional, quien hasta no hace mucho vivía en Chile como parte de la diáspora venezolana.

Eduardo manifiesta que es un trabajo rudo y estresante: «Todos los días debemos ayudar a las personas en la autopista, ya que en algunos tramos hay peligros y nosotros nos convertimos en los ángeles que venimos al salvarlos para ponerlos en un sitio seguro», destacó el gruero, quien obtuvo el título de abogado en la Universidad Fermín Toro.

Accidentes comunes, averías por piedras o “miguelitos”, y hasta situaciones fatales le ha tocado vivir al simpático y atento auxiliar de la carretera: «Yo he ayudado a personas que se encuentran accidentadas, a veces no tienen nada para pagar y nosotros los colocamos en un lugar seguro. Después Dios nos recompensa con trabajo y salud», apuntó Almeida mientras subía una camioneta en su grúa para trasladarla a Barquisimeto.

“El Ángel Salvador” de la autopista “Cimarrón-Andresote” asegura ser el único “gruero” que es abogado de profesión, y admite que hace esta labor contra la voluntad de su familia: «Ellos no están de acuerdo porque yo estudié mucho. Soy el único abogado gruero de Venezuela, pero con mucho orgullo. Le doy lo mejor de mí a cada persona que ayudo y me gusta esta profesión», exclamó Almeida.

«Si usted va a ser barrendero sea el mejor, si usted va a ser gruero sea el mejor. No el mejor por los precios, sino porque llegamos a solucionar. La vida está por encima de cualquier pago», precisó Eduardo con las palabras que más le recalcó su padre.

Para culminar, informó que sale desde tempranas horas de la mañana para prestar el servicio de auxilio vial en la autopista. Para comunicarse con el «Ángel Salvador” que ronda por la autopista que conecta a Lara con Yaracuy y sigue hasta Carabobo, pueden llamarlo al +584129918014.