Inicio Internacionales En Ecuador maestros extreman huelga de hambre para exigir mejores sueldos

En Ecuador maestros extreman huelga de hambre para exigir mejores sueldos

En tanto, otro grupo se desangraron para exigir respuesta de la Corte Constitucional

Tras más de dos semanas de protestas para exigir equiparación salarial, un grupo de maestros ecuatorianos extremaron la huelga de hambre y otros hicieron una ofrenda con sangre en los exteriores de la Corte Constitucional de Quito para exigir que se cumplan sus demandas.

Al menos 14 educadores cumplen la huelga de hambre en colchones debajo de carpas instaladas en las cercanías de la Corte, donde también seis hombres y dos mujeres, acompañados de enfermeras, se sacaron sangre de sus brazos con jeringas y la dejaron caer en una tela blanca.

Mientras derramaban la sangre, los maestros coreaban consignas pidiéndole a los jueces que escuchen y atiendan la lucha del magisterio.

Leer también: La guerra en Ucrania eleva  el riesgo de malnutrición infantil en el mundo según Unicef

Aunado a ello, en la ciudad de Guayaquil otro grupo de 15 educadores cumple también una huelga de hambre la plaza San Francisco.

A la huelga en Quito se le sumó Isabel Vargas, presidenta e la Unión Nacional de Educadores (UNE), principal promotor de las huelgas y protestas por mejores sueldos y la implementación de la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI).

Los docentes reclaman la actuación de la Corte Constitucional para dar respuesta a la equiparación salarial, algo que -alegan- ha sido postergada por más de una década.

La huelga busca un pronunciamiento favorable a la aplicación de las reformas de la LOEI, aprobadas por el pleno de la Asamblea Nacional a finales de marzo y que fueron vetadas por el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, el pasado 13 de abril.

La Corte Constitucional tiene un plazo hasta el próximo 23 de mayo para definir la situación de las reformas. Los maestros amenazan que si no hay fallo favorable, las protestas se extenderán, así como las huelgas de hambre y los desangramientos.

Con información de: UN

Salir de la versión móvil