Inicio Nacionales Durante treinta años Roberto Suárez asaltó sexualmente a tres generaciones de su...

Durante treinta años Roberto Suárez asaltó sexualmente a tres generaciones de su familia

Por más de veinticinco años, Roberto Suárez mantuvo a su familia como coto de caza para sus bajísimos instintos sexuales. El personaje, quien podría pasar a la historia delincuencial del país como el más prolífico depredador sexual del estado Zulia, jamás imaginó que sus propios hijos señalarían sus desmanes.

Pablo Suárez tiene treinta años; llegó acompañado de su prima, Dayana de Matos, de treinta y siete y de las hijas de ésta: Victoria, de dieciséis años y Valentina, de catorce. Son sólo cuatro de las once víctimas contabilizadas del depredador sexual Roberto Suárez.

Leer también: Detienen por abuso sexual a exdiputado evangélico en Maracaibo 

-Cuando detienen al ciudadano Roberto Suárez, ¿por qué te llaman a ti?

-Me llamaron porque estaba dentro de sus contactos y pienso que él creyó que iba a salir en su defensa.

-Cómo es eso que pensó, ¿tú no eres su hijo acaso?

-Sí.

-¿El abuso de ti?

-Sí. Y por eso me extrañó que acudiera a mí, porque él estaba en conocimiento de que yo sabía lo que le había hecho a la familia y que estaba reuniendo los testimonios para llevar adelante la denuncia.

Pablo comentó en exclusiva para NAD, que la aprensión en relación con este tema es recurrente, porque pensó que era uno, en un mar de las dificultades que la vida misma plantea, las presiones del trabajo de su padre, en fin, no hubo denuncias, ni señalamientos de parte del hijo contra el papá, por misericordia.

La fe en Cristo ha sido la columna vertebral y el peñón de fortaleza de este grupo de personas, quienes anunciando al mundo de lo que es capaz Roberto Suárez, lo describen como un lobo con piel de oveja, pues hasta pastor evangélico habría sido.

-¿Por qué no habías hecho la denuncia?

-Porque lo había perdonado.

 Años de preparación e impunidad

Suárez, el padre, tenía como coto de caza a los miembros de la familia, quienes estaban al alcance de sus depravadas apetencias.

Fueron décadas de manipulación y empoderamiento, reforzadas con buena posición económica, aderezada con una familia quizás ingenua, quizás detenida en el interés de un proveedor seguro de quien era como impensable que actuara de esa manera.

Con información de: Noticiaaldia