Antes de ser rescatistas los cachorros del ejército mexicano van al kínder a ”estudiar”

En un campo militar a las afueras de Ciudad de México se ubica el kínder de los perros.

Antes de ser rescatistas los cachorros del ejército mexicano van al kínder a ''estudiar''
Antes de ser rescatistas los cachorros del ejército mexicano van al kínder a ''estudiar''

En éste, el Centro de Producción Canina del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, los cachorros que se convertirán en perros de rescate o rastreadores de drogas y explosivos reciben su entrenamiento básico. Aquí nacen y pasan sus primeros cuatro meses, cuando son enviados a distintas unidades militares alrededor del país para recibir una instrucción especializada.

Fundación

Fundado en 1998, el centro cría 300 cachorros de pastor belga malinois al año. Hace un tiempo también tenía pastores alemán y rotweillers. Ya no.

Director

El director del centro, el coronel médico veterinario Alejandro Camacho Ibarra, explica que el pastor belga malinois es una raza muy inteligente, con mucha rusticidad y muy resistente a enfermedades “Y eso nos apoya mucho para las cuestiones de trabajo”.

Cachorros de pastor belga malinois descansan en el Centro de Producción Canina del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos en San Miguel de los Jagüeyez, México, el martes 26 de septiembre de 2023. Los cachorros se convertirán algún día en perros de rescate o detectarán drogas y explosivos, tras recibir formación básica en el centro. (AP Foto/Eduardo Verdugo)

Agrega que es el único centro de producción que tiene el ejército en México y podría ser el más grande en América Latina.

Las instalaciones del centro, construcciones de un piso en su mayoría pintadas de verde y blanco, son similares a las de cualquier otra del campo militar 37-C, en la localidad de San Miguel de los Jagüeyez, Estado de México. La diferencia aquí está en los sonidos que llenan el ambiente: ladridos agudos de docenas de cachorros en distintos espacios, desde las maternidades a las áreas de entrenamiento.

Aquí la seguridad de los cachorros es lo primero. Hace unas semanas hubo un brote de parvovirus que enfermó a algunos cuadrúpedos, así que en estos días las precauciones son aún mayores. Antes de ingresar a cualquier área, la gente tiene que ser desinfectada: te rocían con un spray —enfrente, de espaldas y las suelas de los zapatos— y tienes que mojar de nuevo —ahora tú— la planta del calzado en una solución dentro de una charola colocada en cada entrada.

Nadie puede tocar a los cachorros, sólo el personal militar que trabaja ahí. ¿Quieres acercarte a ellos? Entonces tienes que ponerte una bata y gorra quirúrgica, protectores de zapatos y cubrebocas. Y aún así, sólo puedes verlos, no cargarlos ni acariciarlos.

Leer también: Año escolar en Lara inició progresivamente

Un mes después de nacidos, y cuando han dejado de ser amamantados por su madre, empieza el entrenamiento. El coronel dice que la enseñanza se basa en el juego.

La idea, comenta, es que identifiquen y persigan lo que llaman un “atractor”, que puede ser una pelota o un trapo. Los entrenadores lo usan como si se tratara de una presa: lo toman, se lo enseñan al perrito, corren y los llaman mientras lo mueven hasta que los cachorros lo atrapan. Diario, una y otra vez.

“El perrito va a ir sobre su presa y cada vez que él sujete a su presa… se le premia, se le felicita”, dice el coronel.

Aquí no es como en la vida civil, donde la gente suele dar una croqueta o comida a su mascota por haber hecho algo bien. En el ejército, los premios son caricias y palabras de reconocimiento.

Los cachorros que hoy están en el centro aún no tienen nombre, pero pronto recibirán uno.

Agencias AP