Crece tensión en Oriente Medio tras ataques iraníes en Irak

La tensión en Oriente Medio se ha incrementado un poco más después de que Irán atacara con misiles objetivos del grupo terrorista Estado Islámico (EI) y “espías del régimen sionista (Israel)” en Siria e Irak, con los que dijo que quería vengar a las víctimas del atentado de Kerman.

Los bombardeos iraníes se producen en medio de una alta tensión en la región, que comenzaron con el ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre y la guerra en Gaza, y que se ha ido extendiendo por la zona, especialmente en el mar Rojo con las acciones de los Hutíes, aliados de Teherán.

La Guardia Revolucionaria comenzó los ataques de madrugada, poco después de la medianoche, y lanzó un total de 24 misiles “Kheibar Shekan” (Destructor de castillos) contra objetivos “anti iraníes” en Siria e Irak, que han causado al menos cuatro muertos en el Kurdistán iraquí, según un comunicado del cuerpo militar.

Once de esos misiles fueron lanzados contra el “cuartel general del Mossad” israelí en Erbil, la capital de la región iraquí, en el que murieron cuatro espías de Israel, según la versión del cuerpo de élite.

Fuentes de seguridad iraquíes confirmaron a EFE que al menos ocho misiles cayeron cerca del consulado de EE.UU.

Los otros 13 misiles estuvieron dirigidos contra objetivos en Siria del EI, grupo que reivindicó el doble atentado de Kerman que causó 94 muertos el 3 de enero, cerca de la tumba de Qasem Soleimani, un general iraní que encabezaba la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria hasta que fue asesinado por EE.UU. en 2020 en un bombardeo en Irak.

Las autoridades iraníes aseveraron que los ataques son una represalia del atentado de Kerman; de otro ataque que costó la vida de 11 policías en Sistán Baluchistán el pasado diciembre y por la muerte de comandantes iraníes y del llamado Eje de la Resistencia en las últimas semanas en Siria e Irak.

El ataque iraní se produce en un momento de máxima tensión en Oriente Medio, con la guerra de Israel en Gaza, en la que han muerto más de 24.000 personas, que poco a poco parece que se está extendiendo a nuevos frentes, con la presencia en todos ellos de aliados de Teherán.

Con información de EFE