Inicio Entretenimiento Un mono es expulsado de una aldea y regresó para vengarse

Un mono es expulsado de una aldea y regresó para vengarse

Más de 30 personas de una aldea en India se dispusieron en la tarea para finalmente atrapar al macaco.

Un mono en Karnataka (India) fue el protagonista de una venganza insólita que incluyó un viaje de 22 kilómetros en un camión para regresar a una aldea de donde había sido expulsado por volverse el terror de sus habitantes.

Los hechos sucedieron el 16 de septiembre, día en que un grupo de aldeanos cansados de los destrozos ocasionados por un joven mono macho de la especie Boneet Macaque llamaron a los servicios de control animal de las autoridades forestales para lidiar con él.

El macaco de 5 años ya llevaba varios días deambulando por la aldea, arrebatando frutas y paquetes de bocadillos de vez en cuando, algo normal en el comportamiento de estos animales. Pero las preocupaciones de Kottigehara aumentaron considerablemente con la reapertura de la escuela local, pues el mono comenzó a merodear muy cerca del lugar, volviéndose una amenaza para los niños, que le tenían mucho miedo.

Leer también: Una ‘tiktoker’ juega con un pequeño pulpo y «llora 3 horas» al descubrir que es uno de los animales más peligrosos del mundo

Ahí entraron en acción los servicios del departamento forestal, que dispuso un equipo para atrapar al travieso mono, una empresa que probaría ser realmente difícil. Para hacerlo se necesitó de la colaboración de conductores de automóviles cercanos y otras personas para lograr perseguir al mono hasta un lugar especial que facilitara su captura.

Uno de estos conductores fue Jagadish, quien terminó siendo la persona que desvió al mono al lugar de su captura, contando con la mala suerte de que el animal se ensañó en su contra y sintiéndose angustiado y atrapado lo atacó, le mordió la mano con mucha fuerza y lo raspó.

Jagadish logró escapar de la mordida del macaco y trató de huir del lugar, pero el mono lo perseguía adondequiera que iba. Incluso se metió en su auto y lo atacó en el vehículo, rompiendo las sábanas que lo cubrían.

Esto continuó durante las casi 3 horas que duró la operación de captura, en la que se necesitaron más de 30 personas para finalmente atrapar al macaco. Después, los funcionarios del departamento forestal lo llevaron al bosque de Balur, que queda a unos 22 kilómetros de la aldea.

Con información de Noticia al Día