Inicio Destacadas Nota Especial | El Dr. José Gregorio Hernández y el «bien común»

Nota Especial | El Dr. José Gregorio Hernández y el «bien común»

La Beatificación del «Médico de los Pobres» es una ocasión de júbilo para el pueblo venezolano, por tal razón, desde Noticias Barquisimeto y la Corporación Somos Media, se ha querido dar a conocer algunas de las particularidades de la vida y obra del futuro Beato

Dr. José Gregorio Hernández

La fama bien ganada del Dr. José Gregorio Hernández, pudo haber sido aprovechada para su propio beneficio; sin embargo, siendo ya famoso antes de graduarse pudo haber aceptado las atractivas ofertas laborales que le hicieron en Caracas, también pudo haber ampliado su ya inicial clientela, y por ende, pudo haber colocado un excelente consultorio y convertirse en un hombre rico y poderoso.

Pero las cosas no sucedieron de esa manera, el 29 de junio de 1888, obtuvo con honores su grado de Doctor en Ciencias Médicas, y según testimonios de muchos de los presentes fue un acontecimiento memorable, al punto que el acto académico estuvo muy concurrido por las expectativas que despertaba el prominente médico, a tal punto que al final los integrantes del jurado se pusieron de pie, lo aplaudieron, lo abrazaron y felicitaron. El propio Rector Aníbal Dominici, al otorgarle el título dijo: «Venezuela y la Medicina esperan mucho del Doctor José Gregorio Hernández»; a pesar de ello, luego de obtener su grado decide regresar a su pueblo natal, una aldea lejana, sin mayores comodidades, a ponerse al servicio de sus paisanos en Isnotú, Betijoque y las comarcas circunvecinas.

Colocó su labor como Médico al servicio del «bien común»

Se coloca al servicio del bien común; pero tiene que vivir y reunir para cumplir su sueño de ir a especializarse en el Instituto Pasteur de París. Cuando entra en cuenta que este lugar se estrecha, y muchas veces por el predominio del atraso que inclina a mucha gente a preferir la superstición que la ciencia, busca ampliar su espacio en Valera y Boconó, y posteriormente en Mérida y Táchira. Por sus iniciativas para el progreso de la comunidad, se involucró en diversas actividades que le depararon algunas dificultades, hasta la posibilidad de ir preso por orden del Gobernador.

Leer también: Nota Especial | «Responsabilidad» una virtud innata en el Dr. José Gregorio Hernández

A pesar de todo esto, llega la oportunidad de ir a París, a sus ansiados estudios en el prestigioso Instituto Pasteur; allí adquiere los equipos para fundar laboratorios y cátedras de medicina experimental en Caracas, y al regresar, los conocimientos y los equipos adquiridos con recursos nacionales los pone al servicio del bien común. Despliega entonces su gran labor en la investigación científica, en la docencia y en la atención médica, con particular acento en atender las enfermedades endémicas del país, por la salud de los venezolanos, pero sobre todo, por su opción hacia los pobres.

En este sentido, la Venezuela posible debe imitar esa virtud tan importante del Dr. José Gregorio Hernández, de poner el énfasis en el beneficio de la comunidad, en particular los más pobres: ¡Todo al servicio del bien común!.

Muchas son las muestras de devoción del pueblo por el «Médico de los Pobres»

Agelvis Villalonga L.