Inicio Farándula Nina Sicilia: «Miss Venezuela estaba preparada, su formación fue impecable»

Nina Sicilia: «Miss Venezuela estaba preparada, su formación fue impecable»

Miss Venezuela 2020, Mariángel Villasmil, no se coló entre las 21 semifinalistas del concurso que se celebró en Miami el 16 de mayo. La gerente general del Miss Venezuela tiene claro que se deben hacer revisiones y correcciones. Asegura que la elección de la sucesora de la joven maracucha será diferente este año. Para Julio Rodríguez, experto en misses, a la venezolana le faltó preparación y no tuvo un buen desempeño en la preliminar.

De 68 ediciones de Miss Universo, Venezuela no ha logrado clasificar solo en 23. Desde el año 1983 todas las representantes del país clasificaron en el primer corte de semifinalistas de manera consecutiva hasta 2004, cuando participó Ana Karina Añez. El pasado domingo, se repitió la historia y, a pesar de ser favorita, Mariángel Villasmil no logró figurar en el top 21 del concurso internacional.

Para la gerente general del Miss Venezuela, Nina Sicilia, fue una sorpresa que Venezuela no entrara en el cuadro de semifinalistas, pues habían realizado todo lo necesario para tener una candidata que se pudiera alzar con la corona. “Nos sorprendió el resultado, no haber pasado el primer corte de finalistas, porque nos sentimos satisfechas con el trabajo realizado. Incluso, durante el transcurso de la competencia, teníamos feedback del desempeño de Mariángel y era positivo. Si a eso le sumamos la preparación, obviamente nos sorprendió lo que pasó”, dijo Sicilia.

Reconoce que después de la preliminar alertaron a la Miss Venezuela. “Nunca me imaginé que ella no pasaría. Como organización no teníamos ninguna información que nos hiciera pensar lo que iba a pasar. Efectivamente, cuando vimos el desempeño de Mariángel en la preliminar, levantamos algunas alarmas porque quizás no fue el desempeño que toda Venezuela esperaba. Sin embargo, conversamos con ella; se sentía bien y segura”.

Como gerente general, Sicilia reconoce que su deber es analizar lo sucedido, evaluar las posibles razones por las cuales no se alcanzó el resultado esperado y tomar los correctivos que sean necesarios para los próximos concursos.

Asegura que es importante entender lo que sucedió, llevar a la mesa de reuniones todas las consideraciones y conversar con el equipo de trabajo para que cada área exponga sus puntos de vista. Recuerda que no solo se trata del Comité Ejecutivo, conformado por ella, María Gabriela Isler y Jacqueline Aguilera, sino que, dice, hay un equipo de más de 60 personas.

Y aunque hará la revisión correspondiente, no acepta insultos. “No me ciego ante los resultados, cuando fui directora de Leones del Caracas y no íbamos a una final, nos sentíamos satisfechos del trabajo realizado, pero nos preguntábamos por qué no habíamos logrado el campeonato. Revisaremos qué fue lo que se hizo y qué es lo que se puede mejorar. Yo lo que no acepto, no solo hacia a mí, sino contra cualquiera de nosotras, es el trato vejatorio: el insulto gratuito, la descalificación y la humillación porque eso no construye sino debilita”.

Insiste en afirmar que la Miss Venezuela estaba preparada y que cumplieron con todos los requerimientos que el certamen Miss Universo busca en una reina. Es autocrítica y asegura que la preparación de Villasmil fue impecable. “Uno de los factores que puede haber incidido fue la ausencia del escenario y de un público en vivo. Pudiera ser que la competencia no se siente tan cercana cuando se hace un concurso en grupos pequeños de candidatas. No podemos decir que esa fue la razón, pero es un factor que debemos evaluar”.

No cree que la situación política de Venezuela haya tenido influencia en el resultado, pues, asegura, el Miss Universo es una institución apolítica al igual que el Miss Venezuela. Tampoco considera que pudieron afectar los comentarios de Osmel Sousa sobre Mariángel Villasmil días antes de la noche preliminar.

«Nosotras confiamos en la Organización Miss Universo, en la producción, el equipo de trabajo, el jurado y los miembros del staff. Considero que los resultados no se vieron afectados ni vinieron determinados por la opinión o los comentarios de personas externas al certamen».

Ante los rumores de que en diciembre se pueda realizar el Miss Universo 2021, Sicilia explica que ya la organización se prepara para escoger una nueva reina. No ofreció detalles, pero adelantó que se tratará de una edición diferente. “No tengo autorización de transmitir información oficial, la directora de comunicaciones hará el anuncio en su momento. Sin embargo, doy una primicia. Estuvimos reunidos en la corporación, aquí en Miami donde me encuentro, evaluando varias alternativas. Venezuela puede estar tranquila que tomaremos la mejor decisión. Lo que puedo adelantar es que habrá Miss Venezuela. Será diferente, pero en aras de conseguir una representante que en poco tiempo pueda dejar el nombre de Venezuela en alto en el Miss Universo”.

La gerente general del Miss Venezuela también tiene claro que aún le quedan retos dentro de la organización. Aunque resalta que, a su juicio, se le ha devuelto la institucionalidad al Miss Venezuela. “Tenemos el reto de atender tres concursos internacionales en pocos meses: Miss Mundo, Miss Internacional y Miss Universo. Tenemos que fortalecer todas estas virtudes que hemos logrado capitalizar y potenciarlas. Estamos en capacidad de hacerlo. Seguimos con el reto de mantener la institucionalidad de la marca. Uno de los mayores éxitos, de los que no puedo dejar de sentirme orgullosa, es que logramos rescatar y fortalecer la marca como protagonista de esta historia porque quizás, en algún momento, el equipo que estructuraba la organización protagonizó. Eso no es bueno para ninguna empresa”.

Habló el especialista Julio Rodríguez

Otra visión tiene Julio Rodríguez, experto en misses e historiador de concursos. Para él, la Miss Venezuela nunca estuvo preparada para estar entre las 21 semifinalistas. En una entrevista con El Nacional aseguró que le faltaba transmitir en el escenario. Ahora añade que en la preliminar no se veía mal, pero hubo detalles. “No lució tan bien y estaba recargada de maquillaje, estaba insegura, el pelo era un desastre. No me parecía que podía clasificar”, aseguró.

Preguntado sobre cuál considera que es el error que está cometiendo la Organización Miss Venezuela, en comparación con la gerencia anterior, indica que principalmente no se está buscando a las candidatas sino que se hacen convocatorias abiertas. “Hay algo que le aplaudo a Osmel y es que él estaba detrás de las que sabía que podían hacer un buen papel. En cambio, esta organización hace llamados para que las que quieran se inscriban. Una muchacha muy buena, por lo general, no se inscribe si no la animan. Quizás allí esté el error”.

Pero cree que Mariángel Villasmil se vio afectada porque no tuvo un concurso tradicional debido a la pandemia. Además de que, dice, faltó preparación. “También el Miss Venezuela fue virtual y eso influye. Esta competencia de Miss Universo fue la primera y grande para Mariángel y eso afecta. Si no tienes una experiencia previa, el escenario te puede comer. El hecho también de ser Venezuela influye. La pasarela no fue la más idónea, exageraron con el cabello y le quedó muy dañado”.

Información de: El Nacional