Músico zuliano Benito Vílchez: Un percusionista que “Habla Gaiteando”

Benito Vílchez, formó parte de las más reconocidas agrupaciones gaiteras del estado Zulia y Venezuela, ganándose el respeto de todos

El gaitero zuliano Benito Vilchez

En el sector Sierra Maestra al sur de Maracaibo, hoy municipio San Francisco, un grupo de jóvenes se desvelaban interpretando gaitas bajo la atención del ilustre compositor del tema “Cantamé un Gaita Hermano”, Antonio J. Pachano.

Benito Vilchéz en plena ejecución del furro gaitero

De estos predios surge el destacado músico y percusionista Benito Vílchez, quien a la postre llegaría a formar parte de las más reconocidas agrupaciones  gaiteras del estado Zulia y Venezuela, ganándose el respeto, la admiración y estima de todo el gremio musical del país.

Ángel Benito Vílchez Leal, conocido por todos como “Benito”, nació en Maracaibo un 27 de diciembre del año 1957; sus padres Ángel Vílchez y María Leal vieron desde pequeño las habilidades de aquel joven “repicando tamboras y floreando charrascas”, en tiempos donde agrupaciones como “Cardenales del Éxito”, “Rincón Morales”, “Saladillo” y “Estrellas del Zulia” comenzaban a sonar en las emisoras de radio.

En pleno estudio de grabación

 Casado con Deicy Luengo, con quien procreó a su único hijo Javier Vílchez, Benito se fue forjando con los valores familiares y el afecto solidario de sus vecinos en el barrio Sierra Maestra, convirtiéndose así en el mejor referente como gaitero para orgullo de todos sus amigos y habitantes de la barriada sureña.

Benito junto a su hijo también gaitero Javier Vïlchez

Furrero, tamborero, charrasquero, conguero y cuatrista, Benito Vílchez pudo iniciarse en la gaita en el año 1969 integrando la nobel agrupación “Los Tachones de la Chinita, para luego formar parte de “Los Panteriales” y “Chispa Gaitera”, hasta que Pachano lo llama a unirse con “Los Mundiales” de Sierra Maestra, amenizando las ferias y misas de aguinaldos que todos los años se realizaban en ese populoso sector de Maracaibo.

Con una experiencia ganada a punta de toques y parrandas, y más experimentado como percusionista, el joven Benito aportó sus conocimientos en agrupaciones gaiteras como “La Montonera”, “Son Gaitero”, “Los Morillos” en Caracas, “Rincón Morales” y “Los Tucusones” de Heberto Añez donde estuvo por varios años, hasta que en 1980 se gradúa con “toga y birrete” tras ser llamado para integrar la mejor constelación de estrellas gaiteras logradas en un solo conjunto: “La Universidad de La Gaita”, donde llegó a ser subdirector.

El album de La Universidad de La Gaita en 1980

Posteriormente, el ya reconocido músico fue convocado por el “Fabuloso” Enrique Gotera (Goterita) para experimentar con “El Show de la Gaita”, pasando luego al grupo “Venezuela Habla Cantando” junto a destacados solistas como Jesús Terán “Chavín”, hasta que logra consolidarse por más de 20 años con lo que ha sido su casa gaitera “VGH”, “Venezuela Habla Gaiteando”, donde obtuvo todos los premios que entrega la farándula venezolana a sus connotadas figuras.

Con la agrupación VHG

Hoy por hoy Benito Vílchez es uno de nuestros representantes culturales que, alegremente, esparce su maestría en otros confines de América con las agrupaciones gaiteras “Team de la Gaita”, “Iluminación Gaita y Show y “Sentir Zuliano Show”  en Santiago de Chile, donde reside actualmente junto a su esposa, hijo y nietos.

El mural donde están parte de los mejores gaiteros del Zulia

NB con información de Fundagraez