Inicio Deportes La Vinotinto frente a Perú: ¿Con quién debe jugar Peseiro para ganarle...

La Vinotinto frente a Perú: ¿Con quién debe jugar Peseiro para ganarle a los Incas?

Difícil decisión tendrá que tomar el técnico de la selección nacional de fútbol, José Peseiro, para el crucial partido de este domingo ante Perú

El destacado periodista deportivo Gerardo Blanco publicó su artículo en el diario “Líder”, titulado “José Peseiro metido en el laberinto de los cambios para enfrentar a Perú”, donde explica la difícil decisión que debe tomar el director técnico de la selección de fútbol venezolana, que aspira clasificar en lal siguiente ronda de la “Copa América” que se juega en Brasil.

A continuación publicamos el artículo:

Difícil decisión tendrá que tomar el técnico de la selección nacional de fútbol, José Peseiro, para el crucial partido de este domingo ante Perú, en el que la Vinotinto se juega el pase a los cuartos de final de la Copa América.

El entrenador lusitano tuvo que hacer malabares para armar un equipo competitivo en los tres primeros choques contra Brasil (3-0), Colombia (0-0) y Ecuador (2-2). Las lesiones y los contagios por covid-18 lo dejaron con 16 efectivos fuera de acción. Así que llamó a futbolistas de la Liga Futve, que nunca imaginaron participar en la Copa, y le dio la titularidad a un grupo de aguerridos muchachos que han dejado el alma en la cancha para mantener viva a la selección hasta la
última jornada del grupo B.

Pero en el transcurso de la semana, los jugadores que estaban aislados se incorporaron a los entrenamientos de la selección. Peseiro tendrá disponible a sus mejores artilleros: Josef Martínez, Jefferson Savarino, Rómulo Otero y Yeferson Soteldo, este último recuperado de una lesión que lo había mantenido en Estados Unidos, mientras recibía el alta del cuerpo médico de Toronto en la Mayor League Soccer.

El dilema que confronta Peseiro es complejo. Tiene que decidir si mantiene la confianza en jugadores como José “Brujo” Martínez, Cristian Cásseres, Fernando Aristeguieta, Luis Adrián Martínez o Yohán Cumana, que han metido el pecho a las balas para sacar a la Vinotinto adelante, o introduce modificaciones en todas las líneas.

En el arco, Peseiro debería mantener a Wuilker Faríñez. Después de tener un año de escasa actividad en el Lens de Francia, el guardameta caraqueño perdió el puesto en los partidos de la eliminatoria suramericana y en el primer choque de la Copa América con Joel Graterol. Faríñez volvió a cuidar los tres palos contra Colombia y Ecuador y demostró una vez más que es uno de los mejores del mundo en su puesto. Sus reacciones para tapar todos los bombazos que le soltaron fueron esenciales para que Venezuela saliera intacta y con un punto en sus últimos dos duelos.

La línea de tres centrales podría sufrir un cambio con la salida de Luis Mago para que ingrese Mikel Villanueva, que tiene mejor remate de cabeza.

La mayor complicación está en la mitad del campo y en el ataque. Venezuela necesita un volante con capacidad para manejar la pelota y generar situaciones de gol con sus pases o disparos de pelota detenida. La pieza más efectiva para cumplir con ese rol es Otero. Su ingreso obligaría a sacrificar a un mediocampista de marca como Cásseres, de gran desempeño por su omnipresencia en toda la cancha para defender y atacar o de Edson Castillo, la gran figura ante Ecuador al anotar de cabeza y dar el pase para el segundo gol.

En el ataque, Peseiro ha contado con la labor aguerrida y sacrificada del “Brujo” Martínez para moverse como extremo por la derecha. Sus pulmones, velocidad para el pique y buenos centros lo han convertido en uno de los mejores de la selección “alternativa”. Soteldo o Savarino le darían más posibilidades de ganar los duelos individuales para desmarcarse y disparar a puerta.

La última interrogante que debe despejar el técnico está en el hombre de área. Aristeguieta se ha fajado para bajar pelotas, abrir espacios y ha sido de gran ayuda en el repliegue. Pero Josef es el mejor goleador que tiene el equipo, ante la baja de Salomón Rondón. Este es el laberinto en que se haya Peseiro.

Por Gerardo Blanco

Salir de la versión móvil