Joven madre tras regresar en vuelo desde Ecuador: “Ya esa pesadilla se terminó”

Anni Fernández es una joven mujer barinesa, quien junto con su esposo y sus dos hijos se fueron hace un año al Ecuador, donde al igual que muchos venezolanos enfrentaron la dura realidad de ser humillados por la condición de migrantes.

Esta madre llanera nos cuenta como vivió el momento de abordar el avión de Conviasa que la traería desde la ciudad de Quito, para regresar a su patria: “Confieso sin pena que lloré al momento de estar ingresando al avión junto a mi familia. Teníamos un año en Ecuador y vivimos una experiencia muy difícil”, dijo con ojos llorosos Anni.

La noche de este jueves 7 de mayo aterrizó en el aeropuerto internacional Jacinto Lara de Barquisimeto, el vuelo humanitario procedente de Quito, Ecuador, con 86 venezolanos que retornaban a su tierra tras padecer los embates del coronavirus.

 “Allá todo fue muy difícil, nos humillaban por la simple razón que somos venezolanos, pero ya esa pesadilla se terminó, estamos en mi país y aquí vamos a luchar”, confesó mientras el personal de salud los atendía para cenar en la sala de espera del Aeropuerto

El sustento del hogar de la familia Fernández dependía totalmente del esposo, quien laboraba como chofer, y en medio de lo acontecido con la pandemia su trabajo se vio totalmente frenado y sin ingresos para alimentar a sus hijos.«Mi esposo trabajaba de chófer y con esto del Coronavirus todo se hizo más difícil. Allá estábamos ahorcados prácticamente», cuenta en exclusiva para nuestro periódico Anni Fernández, minutos antes de partir en autobús hacia Barinas donde deberán cumplir con la cuarentena.

«Cuando nos enteramos del vuelo humanitario de inmediato nos inscribimos y a los tres días nos llamaron. Fue algo maravilloso el trato de la cancillería. Agradecemos a todos por traernos y que Dios le pague», concluyo la joven madre.

Joven madre tras regresar en vuelo desde Ecuador: “Ya esa pesadilla se terminó”

Anni Fernández es una joven mujer barinesa, quien junto con su esposo y sus dos hijos se fueron hace un año al Ecuador, donde al igual que muchos venezolanos enfrentaron la dura realidad de ser humillados por la condición de migrantes.

Esta madre llanera nos cuenta como vivió el momento de abordar el avión de Conviasa que la traería desde la ciudad de Quito, para regresar a su patria: “Confieso sin pena que lloré al momento de estar ingresando al avión junto a mi familia. Teníamos un año en Ecuador y vivimos una experiencia muy difícil”, dijo con ojos llorosos Anni.

La noche de este jueves 7 de mayo aterrizó en el aeropuerto internacional Jacinto Lara de Barquisimeto, el vuelo humanitario procedente de Quito, Ecuador, con 86 venezolanos que retornaban a su tierra tras padecer los embates del coronavirus.

 “Allá todo fue muy difícil, nos humillaban por la simple razón que somos venezolanos, pero ya esa pesadilla se terminó, estamos en mi país y aquí vamos a luchar”, confesó mientras el personal de salud los atendía para cenar en la sala de espera del Aeropuerto

El sustento del hogar de la familia Fernández dependía totalmente del esposo, quien laboraba como chofer, y en medio de lo acontecido con la pandemia su trabajo se vio totalmente frenado y sin ingresos para alimentar a sus hijos.«Mi esposo trabajaba de chófer y con esto del Coronavirus todo se hizo más difícil. Allá estábamos ahorcados prácticamente», cuenta en exclusiva para nuestro periódico Anni Fernández, minutos antes de partir en autobús hacia Barinas donde deberán cumplir con la cuarentena.

«Cuando nos enteramos del vuelo humanitario de inmediato nos inscribimos y a los tres días nos llamaron. Fue algo maravilloso el trato de la cancillería. Agradecemos a todos por traernos y que Dios le pague», concluyó la joven madre.