Fisco ruso le transfirió más de mil millones de dólares al grupo Wagner durante el último año

Putin también aplaudió al Ejército ruso que, según él, impidió una "guerra civil" durante la rebelión del grupo paramilitar.

El líder de Rusia, Vladimir Putin, dijo este martes que la financiación del Grupo Wagner, un ejército privado de mercenarios ilegal según la legislación rusa y que se rebeló contra la cúpula militar el pasado fin de semana, corría plenamente a cargo del presupuesto estatal, y que en un año el fisco les transfirió más de mil millones de dólares.

“El mantenimiento del Grupo Wagner corría plenamente a cargo del Estado, del Ministerio de Defensa y las arcas estatales”, dijo Putin en una reunión con militares rusos en el Kremlin. “Nosotros financiamos completamente ese grupo”, insistió. “Espero que nadie haya robado nada o haya robado poco. Pero, sin duda, nos vamos a ocupar de eso”, aseguró, insinuando una investigación sobre el uso del dinero público por parte de los mercenarios.

Leer también: Armando Benedetti se queda como embajador en Venezuela hasta el 19 de julio

Yevgueni Prigozhin.

Putin precisó que solo “entre mayo de 2022 y mayo de 2023, el Estado asignó 86.000 millones de rublos (unos 1.014 millones de dólares) para el mantenimiento del Grupo Wagner”. Mientras, el dueño de la compañía Concord y jefe de Wagner, Yevgueni Prigozhin, ganó en un año 80.000 millones de rublos (unos 945 millones de dólares) por el suministro de alimentos al Ejército ruso, señaló.

Putin también aplaudió al Ejército ruso que, según él, impidió una “guerra civil” durante la rebelión del grupo paramilitar, a pesar de que los mercenarios llegaron a 200 kilómetros de Moscú y volvieron a sus bases por orden de su jefe y prácticamente sin encontrar resistencia, salvo por unos helicópteros que intentaron frenar el avance de la columna de vehículos.

“Ustedes se opusieron a estos disturbios, cuyo resultado habría sido inevitablemente el caos”, destacó Putin durante una ceremonia ante militares en Moscú. “En la práctica, evitaron una guerra civil”, agregó. Con semblante serio, el dirigente ruso pidió un minuto de silencio por los pilotos del ejército abatidos durante el motín “cumpliendo con honor su deber”.

Con información de Deutsche Welle