Inicio Recientes Estafado el Consejo Legislativo de Lara: «Se robaron la plata»

Estafado el Consejo Legislativo de Lara: «Se robaron la plata»

Hace un par de semanas el presidente del Consejo Legislativo del estado Lara Jonny Colmenárez formalizaría una denuncia ante la Fiscalía 22 Anti Corrupción del Ministerio Público, sobre la gestión de la ex directora del ente, situación que ha encendido las alarmas no solo de los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela, sino también de otros tanto funcionarios del CLEL.

«Se están investigando los procedimientos, el manejo de las cuentas vía electrónica que se han venido haciendo dentro de la dirección general del CLEL, entre otros temas;  que se demuestre lo que se tenga que demostrar, en el Psuv no tapamos a nadie” así lo expresaría Colmenárez.

El ambiente dentro del Consejo Legislativo es tal, que muchos han optado por no emitir comentario alguno sobre tal situación, sin embargo, se conoce que hace dos años se presentaría  un caso similar, cuando se produjo el robo de prestaciones de los trabajadores durante la presidencia del diputado Orlando Miranda, no obstante, el caso quedaría en el olvido, aún más cuando la cifra en esta oportunidad resultó alarmante, al hablar de alrededor de 8 mil millones de bolívares que serían presuntamente extraídos de forma ilegal de las cuentas.

«El Modus Operandi»

Un trabajador, cuya identidad se mantendrá en el anonimato, comentó que se presume que los estados de cuenta que fueron entregados a la nueva directiva habrían sido alterados a «punta de lápiz». Un secreto a voces dentro del segundo poder del estado, comenta.

El informante aseguró que se trataba de un grupo bien configurado, en el que estarían involucrados algunos funcionarios informáticos que colaborarían para facilitar el proceso.

¿Pero cómo un organismo que se encarga justamente del otorgamiento y además seguimiento de los recursos que aprueba a la gobernación del estado Lara, pudo pasar por alto tal fechoría? ¿Dónde está el control con el que se supone debería contar el ente?

Preguntas que se hace este trabajador, que ahora ve con preocupación lo que se avecina. «Hay una debilidad, no puede ser que funcionarios común y silvestre pueda tener acceso a las cuentas». 

Cabe destacar que el Consejo Legislativo, tiene entre otras tantas e importantes funciones: legislar en materia de competencias estadales y controlar las políticas públicas. Quien ejecuta las políticas públicas es justamente el Poder Ejecutivo «nosotros controlamos a la gobernación, aprobamos los reales para la ejecución de obras de inversiones, para que se ocupe de los salarios y de todos los movimientos del estado; pero a su vez los controlamos y fiscalizamos», afirmó.

«Si aprobamos 10 millones para apoyar a las parturientas del hospital y al otro día hay una protesta de parturientas, deberán rendir cuentas de los recursos que les fueron otrogados para tal fin», indicó.

Cabe entonces la pregunta de ¿cómo el CLEL puede controlar y fiscalizar las políticas públicas, si no ha podido controlar su propia nómina? «A ojos de muchos, deja mucho que desear» enfatizó.

Fallaron los procesos de control internos

Situación que podría incluso traer como consecuencia la inhabilitacioón de algunos encargados del organismo, como es el caso del presidente Jhonny Colmenárez, mismo que emitiese la denuncia ante el Ministerio.

¿Qué pasó con la ex directora?

«Ella viene por ahí, nos dijeron que esta semana se acercaría con sus abogados a dar la cara ante el CLEL» expresó con algo de ironía.

Indica además que por el momento el personal está muy afectado psicológica, moral y hasta espiritualmente porque este nuevo caso representa sin lugar a dudas un duro golpe.

Aún existen funcionarios que desde el 2000 forman parte del ente, año de nacimiento de la institución, cuando se suprimieran las asambleas legislativas y se diera paso a los consejos legislativos.

El consejo Legislativo prácticamente se reestructuró

Asegura que más de la mitad de la nómina ha renunciado.

Alarmado comenta que en promedio de 1 a 2 trabajadores renuncian mensualmente y que en la actualidad cuentan con la cantidad de 102 funcionarios, de los cuales 66 son obreros y contratados.

«Una parte de nuestro corazón espera que pase algo, así tengan que sacar a alguno de nuestro compañeros esposados , pero aquí tiene que imponerse el respeto. Al personal jamás nos habían tocado nuestro dinero. Sin embargo, otra parte me dice que por estar involucrada la política quizás no pase nada», finalizó.

NB

 

Salir de la versión móvil