Inicio Entretenimiento El tradicional árbol navideño del Rockefeller Center llegó a Nueva York

El tradicional árbol navideño del Rockefeller Center llegó a Nueva York

El tradicional y enorme árbol navideño del Rockefeller Center llegó a primera hora de este sábado 14-N a Nueva York.

El árbol fue transportado en un tráiler de 35 metros de largo que estaba escoltado por una decena de vehículos policiales.

Leer también: La India celebra el Diwali o la llegada del año nuevo para el hinduismo

El abeto canadiense, de casi 23 metros de alto, viajó hasta la Gran Manzana desde la localidad de Oneonta, en la zona central del estado de Nueva York, donde este año el jardinero jefe del Rockefeller, Erik Fauze, encontró el árbol adecuado, con «la forma navideña perfecta», explicó a los medios locales.

El árbol fue colocado en el 30 Rockefeller Plaza de Manhattan en la mañana de este sábado por una grúa, donde permanecerá mientras es decorado hasta el próximo 2 de diciembre, cuando se procederá al encendido de luces.

El tradicional árbol navideño del Rockefeller Center llegó a Nueva York

«Este año, sentimos que el árbol es vital», dijo en un comunicado Rob Speyer, el consejero delegado de Tishman Speyer, la compañía propietaria del Rockefeller Center.

No solo representa la navidad

«El árbol del Rockefeller Center representa la época navideña, pero también ha sidoun símbolo de esperanza, resiliencia, y el imperecedero espíritu de Nueva York, desde la Gran Depresión, el 11 S, la supertormenta Sandy y hasta hoy», agregó Speyer, que subrayó que 2020 ha sido un «año difícil».

«Pero los neoyorquinos hemos perseverado, y estamos decididos a volver mejor y más fuertes», insistió.

El abeto será decorado con unas 35.000 luces LED y con cristales Swaroski.

Leer también: El regreso de Derek Shepherd enloquece a los fans de Grey’s Anatomy

Después de las navidades será reciclado y la madera donada a la ONG Habitat for Humanity, como es tradición desde 2007.

Esa vez fue utilizado para construir una residencia en Pascagoula, Mississippi, para los supervivientes del huracán Katrina.

EFE