Publicidad
Inicio Deportes El Danés Andreas Christensen, un central con curriculum para el Barça

El Danés Andreas Christensen, un central con curriculum para el Barça

Campeón de casi todo con el Chelsea, llega con 26 años, más de 300 partidos en su carrera y fama de limpio: sólo una roja y 15 amarillas.

Leer también: Con Franck Kessié, el Barça se lleva «al corazón del Milan»

Andreas Christensen, de 26 años, ya es nuevo central del FC Barcelona. Jugará de azulgrana, si cumple su contrato, hasta 2026. El internacional danés deja el Chelsea tras acabar una relación que le unió a muy temprana edad al club de Stamford Bridge. Es, por así decirlo, un producto de La Masia ‘blue’, ya que aterrizó con 15 años tras destacar en el fútbol formativo del Brondby de Copenhague.

Su padre Sten jugó en el Brondby, entre otros clubs. En ese sentido,  Andreas es una especie de versión danesa del ‘caso Haalaand‘. También Christensen está teniendo. igual que Erling, una carrera con más oropel que el de su padre. Tras destacar en la selección danesa Sub-16 y Sub-17, la red de ojeadores del Chelsea lo incorporó a su juvenil, donde confirmó su progresión hasta tal punto que a los 19 años ya formaba parte del primer equipo. Sin embargo, con tal de no frenar su evolución, el Chelsea optó por darle el rodaje necesario en la élite en un club de solera de la Bundesliga como el Borussia Monchengladbach, donde permaneció dos temporadas. Allí jugó 62 partidos en dos años, se hizo un sitio en la selección absoluta danesa y, al fin, en verano de 2017 regresó al Chelsea para ser un jugador con peso específico. 

A falta de la Premier League, con los ‘blues’ Christensen conquistó la EFL Cup, la FA Cup y, sobre todo, una Champions League, una Europa League, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubs.

   Aunque su demarcación dominante es la de central, también ha actuado ocasionalmente como mediocentro o lateral. Los que le conocen le definen como un defensor notable en casi todo, también en esa salida de balón que tanto preocupa a los técnicos del Barça. En sus inicios, la web del Chelsea hablaba de él como «heredero de Ricardo Carvalho«. A decir verdad, la faltaría ese punto de mala leche que tenía el portugués, otro soldado de José Moutinho, uno de sus ilustres entrenadores en Londres con Thomas Tuchel, Antonio Conte y Maurizio Sarri. En el Chelsea ha podido disfrutar del magisterio del oficio de central junto a compañeros de la talla de John Terry, Branislav Ivanovic, David Luiz, Thiago SilvaGary Cahill, César Azpilicueta y, también, Antonio Rudiger, nuevo central del Real Madrid

Christensen
Christensen SOFASCORE

 Con su 1,88 de estatura será un argumento más para mejorar el juego aéreo azulgrana, sobre todo en defensa, aunque también puede amenazar en ataque. De su importancia en el Chelsea, incluso en esta última temporada en la que ya se sabía desde hace meses que su futuro pasaba por el Camp Nou, habla con elocuencia los minutos que ha estado sobre el césped: 2.583 repartidos en 34 partidos, marcando dos goles y dando una asistencia. Quizás en el último tramo, esa renuncia a seguir en el Chelsea sí parece haberle  pasado factura a ojos de su técnico, Thomas Tuchel, que no sólo le dejó fuera a partir de marzo en varios partidos, sino que justificó su sorprendente ausencia en la final de la FA Cup contra el Liverpool en que «Andreas vino la misma mañana del partido para decirme que no estaba listo para jugar y no es la primera vez que sucede…». «No sé la razón, pero siempre está muy nervioso», agregó en algo que sonó a pataleta, porque a renglón seguido admitió que «Andreas es un jugador clave para nosotros y si llegas a una final quieres que estén los mejores».

   De hecho, el Chelsea intentó infructuosamente renovar el contrato de Christensen, que expiró el pasado 30 de junio. El jugador, sin embargo, ya tuvo claro que no seguiría y que tampoco jugaría en la Premier League por respeto al club que apostó por él siendo un adolescente que despuntaba en Copenhague. El Bayern, que sabía que perdía a Niklas Sule, preguntó por él, aunque Andreas prefirió el Barça.

   Llega al Camp Nou con 26 años, una edad excelente para un profesional del fútbol por aunar juventud y madurez. Christensen ya acumula 307 partidos en sus piernas, con un total de 13 goles y 10 asistencias. Llama la atención que, habiendo jugado tantos encuentros, apenas ha visto una tarjeta roja en su carrera y 15 amarillas.El debate está entre quienes le consideran un defebnsa limoio y elegante contra quienes aprecian cierta blandura.

  Al final, será su rendimiento el que dictamine si su papel en el Barça del futuro es como protagonista o como auxiliar. 

Mundo Deportivo

NO DEJES DE LEER

Venezuela y Colombia designan a sus respectivos embajadores

El presidente de la República, Nicolás Maduro anunció la designación del excanciller Félix Plasencia como embajador de Venezuela en Colombia, una vez se reanuden las...

Diosdado Cabello: «Inglaterra nos está robando nuestro oro»

El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, se pronunció sobre el caso del oro venezolano en el...

Los huecos en las calles se adueñaron del municipio Palavecino

"Los huecos siguen adueñados de Palavecino", es una de las frases que más se escucha y retumba entre transeúntes y conductores de...

Comisión especial de la AN busca proteger y promocionar la producción del Agave Cocui-Cocuy en los estados Lara y Falcón

La Comisión Especial para la Protección y Promoción de la Producción del Agave Cocui-Cocuy, presidida por el Diputado Julio Chávez realizaron una...