Inicio Nacionales Drogaron a mujer en Maracaibo para robarle el cabello y venderlo en...

Drogaron a mujer en Maracaibo para robarle el cabello y venderlo en dólares en Colombia

Funcionarios de la Policía Bolivariana del Zulia (PNB) detuvieron el viernes 23 de abril a Yorwin José Quintero, quien junto a su esposa Glenda Martínez, drogaron y le cortaron el cabello a Bianca Chacón de 32 años, para luego comercializarlo en dólares en Colombia.

Se informó que la detención se reportó el 22 de abril a las 10.50 de la mañana, en La Curva de Molina, parroquia Antonio Borjas Romero del municipio Maracaibo, en donde los funcionarios informaron que la víctima se acercó al local de Quintero, quien se desempeñaba como buhonero en la Curva de Molina, lugar conocido por el comercio informal, cuando le ofreció unos caramelos con los que presuntamente fue drogada.

Chacón en medio del malestar, se pudo percatar que una mujer «con un turbante en la cabeza la trasladó hasta una vivienda cercana, donde en compañía de otra ciudadana y dueña de la vivienda y un ciudadano la sentaron en un callejón de la casa, le cortaron el cabello. Pasados varios minutos, cuando reaccionó, se encontró sentada en la Plaza Bolívar del oeste de Maracaibo», sin saber cómo había llegado al lugar.

Gracias a algunos detalles que la víctima dio a las autoridades, tras escuchar las declaraciones de la denunciante, una comisión del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ) se acercó hasta la casa 93-91, en la calle 79 del barrio Raúl Leoni y luego de varias entrevistas se corroboró la identidad de quienes alquilan el espacio por un dólar y comenzó su búsqueda y la posterior captura de uno de los sospechosos.

Leer También: Capturaron a estafadores de servicios funerarios a fallecidos por COVID-19

Aún están tras la pista de Glenda Isabel Martínez Gómez, quien viajó a hacia Colombia para vender ocho moños.

No es la primera vez que hechos como este ocurren en la entidad zuliana, pues esta es una práctica que ocurre con frecuencia, solo que hay mujeres que no lo denuncian. El cabello generalmente es comercializado en Colombia, donde lo pagan en dólares.