Inicio Internacionales Coronavirus: La despiadada guerra por obtener insumos médicos

Coronavirus: La despiadada guerra por obtener insumos médicos

Donald Trump, quien ordenó a la industria automotriz producir mascarillas y respiradores, le pidió a la empresa 3M no exportar mascarillas y ventiladores a Canadá y América Latina.

Donald Trump, quien ordenó a la industria automotriz producir mascarillas y respiradores, le pidió a la empresa 3M no exportar mascarillas y ventiladores a Canadá y América Latina.

La llamada “guerra” contra el coronavirus, como la ha denominado tanto el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, como el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha desatado una batalla mundial por obtener equipos e insumos médicos para luchar contra la pandemia.

El capítulo más reciente se conoció ayer, cuando la compañía estadounidense 3M emitió un comunicado en el que señala que el gobierno estadounidense, liderado por Donald Trump, le pidió dejar de exportar a Canadá y América Latina las mascarillas o respiradores N95.

ONU: Se paraliza el Consejo de Seguridad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par francés, Emmanuel Macron, expresaron ayer su voluntad de celebrar una reunión de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad para aumentar la cooperación en la organización en la lucha contra el coronavirus. Desde hace semanas, este organismo está paralizado debido a las posiciones opuestas de Estados Unidos y China sobre el origen del virus, que Washington ha querido destacar en cada discusión o texto en la ONU.

Hay que recordar que de los más de 58 mil muertos por Covid-19, cerca de 7 mil son estadounidenses. Esa cifra supera las de todo Canadá y América Latina juntos.

La empresa, con sede en Minnesota, criticó esa medida, al expresar que existen implicaciones humanitarias significativas en la interrupción del suministro de respiradores para los trabajadores de la salud.

3M fue una de las empresas que hizo donaciones de mascarillas al país a través del Fondo Unido de Panamá, organización privada sin fines de lucro, con el propósito de promover el desarrollo de las personas y comunidades necesitadas.

Uno de los primeros en reaccionar a la medida de Trump fue el primer ministro canadiense Justin Trudeau, al señalar que esta decisión también le hace daño a los estadounidenses. Insinuó que Canadá podría impedir que miles de profesionales sanitarios canadienses que cada día cruzan la frontera para trabajar en hospitales de ciudades estadounidenses -como Detroit- viajen a su trabajo.

La Asociación Médica Canadiense ha dicho que se necesita con urgencia abordar la “falta de suministro” de equipo de protección vital para los trabajadores de la salud en la primera línea de la pandemia de coronavirus.

Esa realidad también la vive el personal de Salud de Panamá. De hecho, las autoridades han priorizado la entrega de equipos de protección a quienes atienden directamente a los pacientes o toman muestras.

La lucha por obtener estos equipos ha tomado ribetes despiadados, según informa la agencia de noticias AFP.

Reporta que, recientemente, un cargamento entero de mascarillas que estaba a punto de despegar rumbo a Francia fue comprado en efectivo y a mayor precio por compradores estadounidenses, en la pista de un aeropuerto en China.

Según la agencia de noticias, el diputado ucraniano, Andrii Motovylovet, que viajó a China en marzo para acompañar un cargamento médico, contó que fue testigo de una “competencia aterradora por equipo médico”.

“Nuestros cónsules que van a las fábricas chinas se encontraron con colegas de otros países que querían arrebatarnos nuestros pedidos. Pagamos nuestros pedidos por adelantado mediante transferencia bancaria y tenemos contratos firmados. Pero ellos tenían más dinero en efectivo. Cada cargamento es una lucha”, comentó el parlamentario.

Todo esto ocurre en momentos en que varios países han dado un giro en recomendar a sus ciudadanos la protección con mascarillas, tal y como lo hacen los orientales.

De hecho, el propio Trump recomendó ayer a estadounidenses protegerse el rostro cuando salgan a la calle.

Fuente: La Prensa de Panamá