Inicio Destacadas Cola de gasolina ocasiona colapso víal en macro sector El Ujano

Cola de gasolina ocasiona colapso víal en macro sector El Ujano

Las cola para surtir gasolina es proveniente de la estación de servicio ubicada en Los Próceres

La tarde de este jueves se produjo una congestión vehicular en el macro sector El Ujano como consecuencia de la cola de gasolina originada desde la estación de servicio de Los Próceres.

La acumulación de automóviles impedía el recorrido habitual de otros vehículos, además de que se presentaban reiterados intercambios de palabras entre los conductores ya sea por discrepancias en la cola, individuos que buscaban colearse u otros conflictos que surgían por la desorganización en el tránsito.

«Esta cola es para la estación de servicio San Luis II, ubicada después de Los Próceres. Me encuentro lejos de la estación y llevo aquí dos días, he avanzado muy poco» comentó uno de los conductores que estaba en la formación para surtir combustible.

Hubo más personas que emitieron sus opiniones con relación al hecho. Todas coincidieron en lo difícil que es estar varios días en cola y avanzar muy poco. La mayoría aseguraba que se integraron a la cola desde el lunes y aún tenían más de mil vehículos por delante.

Otros entrevistados enfatizaron que habían muchos carros que llenaban su auto con gasolina y no duraban más de 6 horas en las colas. No hay un orden y muchos conductores se inmiscuyen en la cola irrespetando los turnos establecidos.

«Llevamos varios días y la cola solo aumenta, hay saltos en la numeración de los automóviles, la aglomeración de carros ha provocado obstrucción en calles y urbanismos. Los colectivos y unos motorizados son los que nos hacen movernos pero nos mantienen lejos de la bomba. Ha habido choques y discusiones fuertes, es muy grande el desorden». Argumentó otra de las personas que esparaba avanzar en la cola.

Los números que estaban marcados en los vehículos llegaban hasta los 1800 y 2000. Los automovilistas estaban atentos al aviso de las autoridades y a la llegada de la gandola que trae el combustible.