Inicio Destacadas Cardenal Porras llega a Roma con restos mortales del Dr. José Gregorio...

Cardenal Porras llega a Roma con restos mortales del Dr. José Gregorio Hernández

A escasos meses se encuentra el último paso la declaratoria formal, por parte de la Iglesia católica, del Dr. José Gregorio Hernández como Beato, el primer laico venezolano en ser elevado a los altares

Caracas | El Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Caracas y Arzobispo de Mérida, Cardenal Baltazar Porras, arribó a Roma, para definir los detalles de los eventos relativos a la Beatificación del «santo del pueblo», el Dr. José Gregorio Hernández, quien se tiene previsto sea declarado formalmente Beato de la iglesia venezolana, a finales de abril del presente año.

Los restos mortales del “médico de los pobres”, fueron exhumados el pasado mes de octubre de 2020, y tras un análisis forense y científico, certificaron que pertenecen al Siervo de Dios; de esa osamenta se extrajeron las llamadas “reliquias” que serán distribuidas en todas las Diócesis y Arquidiócesis de Venezuela, así como la que entregará su Eminencia en la Santa Sede (hueso de la clavícula derecha), acompañada de la correspondiente acta de certificación.

Dr. José Gregorio Hernández

A través de la cuenta oficial de la Arquidiócesis de Caracas en Twitter, se dió a conocer la buena noticia, llenando de alegría y esperanza al pueblo venezolano, que ve en José Gregorio Hernández un ejemplo de santidad popular, y de cercanía, sobre todo en este tiempo de pandemia por el Covid-19. En el mensaje se pide oración por el purpurado “quien emprendió viaje a #Roma, donde se espera que se define todo lo relacionado con la ceremonia de Beatificación del Venerable Dr #JoséGregorioHernández.”

En manos de las autoridades vaticanas queda la decisión de la fecha oficial para celebrarse la Ceremonia de Beatificación del Venerable, Siervo de Dios, la cual se espera se realice en tierras venezolanas, tal como ha sucedido en otras oportunidades, la primera con la Beata Candelaria de San José y la más reciente con la Beata Carmen Rendiles, ambas efectuadas en los espacios del estadio universitario de la UCV.

Cardenal Baltazar Porras junto a los restos mortales de José Gregorio Hernández

Leer también: Baltazar Porras: «Restos exhumados son de José Gregorio Hernández»

El milagro aprobado

El año 2020 estuvo marcado por la pandemia a causa del Covid-19, y en nuestro país una de las medidas de prevención, para evitar el contagio fue la cuarentena radical, voluntaria y consiente; en medio de todo ese panorama de incertidumbre emergió un rayo de luz y de esperanza, en el mes de abril las autoridades eclesiásticas del país anuncian que la comisión teológica del Vaticano, aprobó por unanimidad, la curación milagrosa acreditada a la intercesión del Dr. José Gregorio Hernández.

Yaxuri Solorzano, su curación milagrosa fue aporabada por el Vaticano

El milagro aprobado fue en la niña Yaxury Solórzano, ocurrido el 10 de marzo de 2017, cuando contaba con 10 años de edad; la pequeña junto a su padre fueron interceptados por delincuentes, en el caserío Mangas Coveras del estado Guárico, para robarles la moto donde se trasladaban, los antisociales efectuaron disparos y una de las balas alcanzó la cabeza de la niña, dejándola gravemente herida. El traslado a un centro asistencial tardo varios y las condiciones de salud eran cada vez mas peligrosas, al recibir la atención medica requerida su pronóstico era reservado; el neurocirujano tratante avizoraba que padecería graves secuelas y discapacidad severa, pero la fe en esos momentos de angustia es el mejor remedio para curar las enfermedades, su madre imploro con el corazón en la mano la intervención milagrosa del “médico santo”. Las suplicas fueron escuchadas y, cuatro días después de la intervención quirúrgica, Yaxury reaccionó favorablemente y en menos de un mes estaba completamente recuperada y sin secuela alguna de aquella terrible experiencia.

El próximo Beato de Venezuela falleció en olor de santidad el 29 de junio de 1919, y fue declarado Venerable en 1986 por San Juan Pablo II, al reconocer la heroicidad de sus virtudes.

Agelvis Villalonga L.