Bashar al Asad y su esposa dieron positivos por COVID-19

El ministerio de Salud sirio informó a principios de mes de un “aumento en los contagios por coronavirus” e instó a “respetar cuidadosamente las medidas de precaución”.

El presidente sirio, Bashar al Asad, y su esposa dieron positivos por COVID-19, pero se encuentran “bien” y su condición es “estable”.

La información fue confirmada este lunes por la presidencia mediante un comunicado, según publicó AFP.

“Continuarán con su trabajo durante su periodo de aislamiento en su domicilio, que durará de dos a tres semanas”, precisó la presidencia.

Asad, de 55 años y su esposa, de 45, se sometieron a un test de diagnóstico tras “haber notado síntomas leves similares a los del COVID-19”, según las mismas fuentes.

El ministerio de Salud sirio informó a principios de mes de un “aumento en los contagios por coronavirus” e instó a “respetar cuidadosamente las medidas de precaución”.

Siria comenzó a vacunar en febrero. Por ahora, el país recibió 5.000 dosis del fármaco chino para vacunar a 2.500 trabajadores sanitarios, según el diario Al Watan.

Siria también ha autorizado la vacuna rusa Sputnik V, según su embajada en Moscú, y se beneficiará además del sistema Covax, puesto en marcha por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para suministrar vacunas a los países con menos recursos.

Leer también: Detenidos 35 ciudadanos en Lara durante el fin de semana por desacato a la cuarentena

Las zonas que están bajo control de las autoridades de Damasco, dos tercios del país aproximadamente, registraron hasta ahora casi 16.000 casos de COVID-19 y algo más de 1.000 fallecidos, según cifras oficiales.

Sin embargo, médicos y organizaciones humanitarias estiman que los números reales son muy superiores, debido sobre todo al escaso número de test de diagnóstico.

Con información de Ultimas Noticias