Inicio Salud Aprende cómo mejorar la circulación sanguínea en las piernas y los pies

Aprende cómo mejorar la circulación sanguínea en las piernas y los pies

Aprende cómo mejorar la circulación sanguínea en las piernas y los pies
Aprende cómo mejorar la circulación sanguínea en las piernas y los pies

La mala circulación en la sangre no es considerada como una enfermedad grave, pero es conveniente tratarla a tiempo. He aquí unas recomendaciones de expertos.

No es solo cosa de mujeres, pese a que, con frecuencia, es a ellas a las que se les escucha hablar de padecimientos relacionados con la circulación sanguínea.

La circulación sanguínea juega un papel fundamental en el funcionamiento del organismo, mantiene el cuerpo sano y beneficia al sistema cardiovascular que es el encargado de transportar nutrientes y oxígeno al cuerpo, eliminando a la vez los desechos y las toxinas que se producen en el organismo. La relación es sencilla: entre mejor se encuentre este sistema, mejor salud vascular tendrán las personas.

 Los problemas de circulación más comunes se reflejan en calambres, varices o hinchazón, que ocurre cuando las personas han perdido elasticidad en sus venas y estas carecen de fuerza para transportar -de forma correcta- el líquido. Es así como, por la fuerza de gravedad, este líquido se acumula en las piernas provocando molestias, reseña el diario ABC de España.

Si bien la mala circulación en la sangre no es considerada como una enfermedad grave, sí es conveniente tratarla a tiempo, pues puede desembocar en molestias a mediano o largo plazo.

La circulación sanguínea

Una de las situaciones más comunes que ocasionan problemas circulatorios es cuando las personas pasan mucho tiempo en una misma posición, algo que no es ajeno para aquellos que trabajan frente a un computador y no se levantan de la silla por un largo periodo de tiempo, situación que se ha incrementado durante la pandemia con el trabajo en casa.

La circulación venosa, también conocida como circulación de retorno, está compuesta por una “amplia red de venas que llevan la sangre con menor porcentaje de oxígeno desde los diferentes tejidos al corazón para ser oxigenada en los pulmones y, de nuevo, devolverla a los tejidos a través de las arterias”, describe EcuRed. Agrega que las venas tienen un mayor diámetro que las arterias, pero presentan una menor cantidad de musculatura lisa en sus paredes.

La mala circulación se debe a diferentes causas, entre las que están factores genéticos, obesidad, colesterol alto, embarazo o malos hábitos como fumar, no practicar ejercicio o no comer bien. “La buena noticia que todo menos la genética tiene solución, y entre ellas la alimentación es básica”, dice a ABC Nela Berlanga, Farmacéutica y experta en Nutrición de KilosOut.

Leer también: Venezuela obtiene dos nuevos diplomas paralímpicos tras actuaciones de Naibys Morillo y Edwars Valera

Frente a la sintomatología que advierte sobre una mala circulación, Rocío Escalante, experta en dermocosmética y titular de Arbosana Farmacia, en diálogo con el diario español señala que “lo primero que se suele notar es pesadez, como si las piernas pesaran. También dolor, que se asemeja al de las agujetas. Otro síntoma son los cardenales, que salen fácilmente, por un mínimo golpe, hormigueo e incluso calambres».

Unos cuantos cambios en la dieta, practicar ejercicio y acoger nuevos hábitos, podrían ayudar a mejorar la circulación sanguínea. Los expertos recomiendan intentar estar poco tiempo de pie, sin embargo, si las actividades que desarrolla lo obligan a estarlo por largos periodos de tiempo, use medias de compresión. A este consejo le suman no cruzar por mucho tiempo las piernas y realizar pausas activas que le permitan activar la circulación; puede probar elevando las piernas o caminando unos pocos minutos antes de regresar a su sitio de trabajo o estudio.

Los masajes también favorecen la circulación: tome un poco de crema relajante y aplíquela sobre las piernas para realizar masajes ascendentes comenzando desde los tobillos, así mejorará el retorno venoso.

Eva Verdasco, directora del área wellness del Instituto de Benito, aconseja algunas rutinas al diario español que puede poner en práctica. En primer lugar, recomienda levantarse cada dos horas del lugar donde estudia o trabaja y caminar durante cinco minutos, bien sea solo para dar una vuelta o par ir por un vaso con agua o ir al baño. En línea con lo anterior, Verdasco también aconseja practicar ejercicio durante una hora, como mínimo, tres veces a la semana.

Leer también: Reportan en Venezuela 1271 nuevos casos y 17 fallecidos por COVID-19

Aprende cómo mejorar la circulación sanguínea en las piernas y los pies

Como tercer consejo, destaca beber por lo menos dos litros de líquidos, evitando los refrescos y propendiendo por el consumo de agua, leche y jugos naturales. “Los zumos naturales son excelentes remedios caseros que ayudan a la circulación sanguínea, actúan como antiinflamatorios mejorando el paso de sangre por las arterias: piña y jengibre, sandía y limón o remolacha y naranja”, señala. El cuarto consejo de la experta es colocar una almohada alta para mantener los pies más elevados que el resto del cuerpo a la hora de dormir.

Lo anterior debe estar acompañado de una dieta sana y balanceada que ayude a combatir la mala circulación. Berlanga afirma que los “alimentos que nos ayudan a la buena circulación pueden ser el ajo, con efecto anticoagulante; el limón, que mejora la elasticidad; la uva negra y los arándanos también ayudan a mejorar el tono venoso por sus antioxidantes y la vitamina C. Las nueces gracias a el omega 3 son antinflamatorias y también contienen vitamina B3 que favorece la circulación”.