¡Sin sorpresas! Guaidó repetirá como presidente de la AN con Voluntad Popular y Primero Justicia dominando la escena

408

La decisión está tomada y Juan Guaidó, sin sorpresas, resultará reelecto para la directiva del Parlamento 2020.

Pero más allá de obviedades, el tándem Voluntad Popular y Primero Justicia se fortalecerá en la próxima legislatura, toda vez que a los justicieros les tocará el puesto de la derecha de Guaidó, la primera vicepresidencia; mientras que a la izquierda (segunda vicepresidencia) se sentará un diputado de los partidos pequeños.

Los socialdemócratas, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática, ocuparán la secretaría (UNT) y la nada despreciable jefatura de la fracción opositora (AD). Así las cosas, la directiva estará conformada por Guaidó, un diputado por determinar de PJ, y probablemente, Carlos Berrizbeitia, de Proyecto Venezuela; por los pequeños. Los nombres fueron aportados por varias fuentes parlamentarias bajo anonimato, quienes dieron cuenta además de que la decisión se tomó el pasado viernes en una encerrona opositora.

Más allá de las negociaciones aguas abajo, al menos 27 partidos políticos ratificaron el pasado lunes 9 de diciembre a Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional, cuando se inicie el periodo de sesiones del ente legislativo el próximo 5 de enero.

Los diferentes partidos sostuvieron un encuentro donde expresaron que “confían en que bajo la gestión de Guaidó se logrará fortalecer la unidad y el cambio político en Venezuela”.

Con las heridas vivas todavía de los episodios de Calderón Berti, en Colombia; los diputados “alquilados”, que reveló Armando Info; y el de los “tribunales del exilio”, la oposición venezolana manda un mensaje: siguen en la estrategia del 20 de enero y espera que los tiempos de Navidad les permita cicatrizar algunas de sus laceraciones.

En la acera del frente, el chavismo tira la toalla, al menos en el objetivo de desbancar a Guaidó en el Parlamento. En un tiro por elevación recientemente el propio Diosdado Cabello había reconocido que no podrían lograrlo cuando dijo que si “estuviera ahí votaría por Guaidó porque nos garantiza al Gobierno Bolivariano estabilidad”.

Un mensaje claro de que deberán conformarse con una votación el 5 de enero en la que Guaidó seguro tendrá menos votos, pero seguirá comandando a la oposición venezolana.

Más allá del cálculo político, la nueva directiva del Parlamento y el chavismo se “juegan a Rosalinda” con la posibilidad de un nuevo Consejo Nacional Electoral que será clave para buscar salidas a la crisis el año que viene.

Fuente: Panorama