Multitudinaria manifestación contra golpe de Estado en Bolivia

258

Miles de bolivianos se concentraron este miércoles en la ciudad de El Alto, del departamento de La Paz, para rechazar el golpe de Estado que obligó al mandatario boliviano a renunciar para evitar la violencia impuesta por la derecha.

En esta concentración, los manifestantes también rechazaron la autoproclamación como presidenta interina de la senadora Jeanine Áñez, en un acto inconstitucional realizado este martes. Exigen la renuncia de la senadora.

Asimismo, piden recibir cobertura de los medios de comunicación que han sido amenazados por la derecha o los privados que se niegan a mostrar la realidad tras la arremetida de la derecha.

Los movilizados reclaman que los diputados y senadores del Movimiento Al Socialismo (MAS) puedan ingresar a la Asambla Nacional para sesionar sobre la situación política de la nación. Además, anunciaron un paro indefinido hasta que sus demandas sean atendidas.

Los bolivianos en el cabildo aseguran que no quieren generar violencia y rechazan la militarización de algunas comunidades para contener la expresión popular en las calles.

Entretanto, los vecinos del municipio de Yapacani, en el departamento de Santa Cruz, denunciaron la arremetida de los militares que salieron a las calles luego de que el mandatario Evo Morales anunciara su renuncia. 

Repudian, además, las agresiones ejecutadas por la derecha contra la wiphala, símbolo sagrado que representa la unidad de los pueblos originarios.

Desde El Alto anuncian que se dirigen a la ciudad de La Paz, donde funcionan las sedes de Gobierno y se autoproclamó la senadora opositora Jeanine Áñez, en un acto inconstitucional.

En La Paz, los maestros también se movilizaron para exigir la renuncia de gobierno autoproclamado y diálogo para un acuerdo que preserve la democracia.

Mujer boliviana llora desconsoladamente y denuncia que a las féminas indígenas les han cortado el cabello, las han agredido, las han humillado y todo por los llamados a la violencia de Camacho

En paralelo a las movilizaciones, el presidente Evo Morales, quien se encuentra en el exilio, llamó a un diálogo nacional para para violencia que ha desatado la derecha en Bolivia como parte del golpe de Estado en su contra.

Fuente: Telesur