Presidente iraní afirmó que solo los países regionales deben proteger el golfo Pérsico

200

El presidente iraní, Hasan Rohaní, insistió hoy en que los países litorales del golfo Pérsico son capaces de garantizar la seguridad de la región sin necesidad de una mayor presencia de fuerzas extranjeras que sería, en su opinión, perjudicial.

«Junto con los Estados litorales del golfo Pérsico, la República Islámica de Irán está preparada para proteger la seguridad de la región, como lo ha hecho a lo largo de la historia», dijo durante la reunión semanal del Gabinete.

Rohaní subrayó que esta seguridad ha de mantenerse mediante «la unidad, la cohesión y el diálogo», porque «la división beneficia a los enemigos», según un comunicado de la Presidencia iraní.

«La intención de las grandes potencias en la región, sobre todo Estados Unidos, no es más que crear división y vaciar el tesoro de los países islámicos», denunció.

Por ello, aseveró que no es necesaria la presencia de fuerzas extranjeras y que «toda propaganda sobre una nueva coalición en el golfo Pérsico y el mar de Omán es poco práctica».

«Sin duda, si una parte de estas propagandas se pone en práctica, no será beneficioso para la seguridad de la región», agregó, en alusión a la propuesta de Estados Unidos de formar una coalición para escoltar los barcos en la zona.

La mayoría de los países no se han mostrado partidarios de integrar esta coalición por temor a una posible escalada de la tensión con Irán, salvo el Reino Unido e Israel.

Sobre el interés de Israel en formar parte de la coalición, Rohaní criticó que este país es «la principal causa del terrorismo, la guerra y las matanzas en esta región».

En el golfo Pérsico se han producido en los últimos meses ataques a petroleros y buques cisterna, de los que Washington ha responsabilizado a Teherán.

Las autoridades iraníes rechazaron sus implicaciones en estos incidentes pero sí reconocieron el derribo en junio pasado de un avión no tripulado estadounidense que, según Teherán, violó su espacio aéreo, lo que Washington niega.

La tensión entre Teherán y Washington ha aumentado desde que el presidente estadounidense, Donald Trump, decidiera en mayo de 2018 retirar a su país del acuerdo nuclear con Irán y volver a imponer sanciones.

En respuesta a las sanciones, las autoridades iraníes anunciaron el pasado mayo que dejaban de cumplir algunos de sus compromisos nucleares, entre ellos el límite de reservas de uranio y el nivel de su enriquecimiento.

Irán está negociando con el resto de firmantes del pacto nuclear (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) para que le sean garantizados sus intereses económicos pese a las sanciones y, de no ser así, dará nuevos pasos el próximo septiembre.

Al respecto, Rohaní indicó que continúan las negociaciones pero que, si no logran su objetivo, comenzarán «la tercera fase» de reducción de compromisos en septiembre.

«Daremos otro plazo de 60 días para llegar a una solución racional, justa y equilibrada», explicó el mandatario.

El Gobierno iraní exige que al menos se garanticen sus exportaciones petroleras y se faciliten las transacciones bancarias, después de que el sector energético y el bancario quedaran bajo las sanciones estadounidenses el año pasado.

EFE