Presidente de la Fototeca de Barquisimeto lamenta como “la anarquía y el desorden se impuso en el Manteco”

565

El presidente de la Fototeca de Barquisimeto, Carlos Eduardo López, afirmó que es preocupante para los barquisimetanos la anarquía que se ha desatado sobre la zona tradicional y de enorme importancia histórica y cultural para la ciudad como es El Manteco.

Explicó que el lugar es una zona perfectamente definida, que va desde la calle 30 a la 35, de la carrera 21 a la 25 y que su historia está emparentada con la llegada del Ferrocarril Bolívar y su primera estación frente a la actual Catedral de Barquisimeto, además que a raíz de ello, se estableció una zona comercial en el sitio durante mucho tiempo.

“Está emparentada con nuestra historia por la decidida vocación comercial de Barquisimeto, la ciudad aparte de ser reconocida como una ciudad de tránsito, ha sido definida también como una ciudad de carácter comercial. En esa zona del Manteco se establecieron importantísimos negocios durante el siglo antepasado (19)”, acotó.

López destacó que la vocación comercial en el sitio llegó a su fin durante el siglo pasado (20), mediante un proyecto importantísimo que ejecutó la sociedad civil barquisimetana y fue desarrollado por la Fundación para el Desarrollo de Centrooccidente (FUDECO), “Este proceso de mudanza del mercado El Manteco, hacia la nueva sede de Mercabar llevó un esfuerzo realmente mancomunado por toda la sociedad, y de factores políticos”.

Asimismo, resaltó que Mercabar ha vuelto a ser desplazado por el regreso de pequeños comerciantes a determinados sectores del Manteco, y que específicamente en la calle 32, en el sitio denominado “Maicao”, ha sido tomado por la anarquía y no por pequeños comerciantes, donde el libre tránsito se ha visto afectado por el caos que reina.

“Bajo ningún punto de vista una ciudad puede permitir que espacios tomados para el ciudadano y que deberían ser prestos para el ciudadano los tome la anarquía, puesto que en la sustentabilidad de unas decenas no puede dormir el desasosiego de millones de habitantes como somos nosotros los barquisimetanos, que al transitar por esa zona vemos cómo la anarquía, el desorden se ha impuesto y proliferado”, mencionó.

Destacó que los comerciantes formales y los informales no pueden convivir en el mismo lugar de manera armónica, y es por ello que a su juicio y recomendación se debe impulsar un entendimiento que permita una reubicación adecuada de todos los mercaderes informales, y que a su vez, la ciudad recupere el espacio, que reivindique el Manteco el cual ha tenido muy mala suerte en su historia, para que desempeñe su papel urbano y que sea un espacio de la tradición larense.