Ospina se unió a Colombia para custodiar el arco

277

La selección colombiana de fútbol entrenó este martes en el estadio Pacaembú de Sao Paulo, con todo su plantel, de cara al partido del viernes por los cuartos de final de la Copa América Brasil 2019 ante el seleccionado de Chile.

Los dirigidos por el técnico portugués Carlos Queiroz practicaron ya con la presencia del portero titular David Ospina, que se unió al grupo la noche del lunes en Sao Paulo después de haber viajado a Colombia por asuntos familiares que tienen que ver con la salud delicada de su padre en la ciudad de Medellín.

Con todo el grupo unido y después de los ejercicios con balón, Queiroz reunió a los jugadores en su acostumbrado “ritual” de comienzo de práctica en un círculo en el que el entrenador pasa mensajes a sus pupilos, siempre abrazados.

Acto seguido, en un ambiente de camaradería, los jugadores celebraron el cumpleaños del atacante Róger Martínez, quien el domingo cumplió 25 años, justo cuando

Colombia derrotó por 1-0 a Paraguay en Salvador y terminó invicta como primera del Grupo B con nueve puntos, cuatro goles a favor y cero en contra.
Bautizo

Los jugadores también aprovecharon para “bautizar” al juvenil Johan Carbonero, atacante que después de participar en el Mundial Sub-20 de Polonia se unió al grupo para reemplazar al lesionado Luis Fernando Muriel, aunque por reglamento no podrá participar del torneo debido a que la baja se presentó después del primer partido.

Queiroz y su asistente, el exfutbolista portugués Océano, comandaron las sesiones de carreras, mientras que el entrenador de porteros, el exinternacional colombiano Eduardo Niño, trabajó con Ospina, Álvaro Montero y Camilo Vargas, los tres guardametas cafeteros.

Líder en Deportes