A falta de Morrocoy bueno es el “balneario popular” del Puente las Damas

1268

Ni en las mejores playas de Venezuela se respiraba un ambiente tan familiar como el que vivieron cientos de personas, que ante la crisis económica que hoy afecta el país, decidieron disfrutar este asueto de Semana Santa en “las aguas” fronterizas entre Barquisimeto y el municipio Palavecino del estado Lara.

La cola de vehículos en ambos márgenes de la avenida Ribereña a la altura del “Puente las Damas” llamaba la atención de los transeúntes que acostumbran a usar esta importante arteria vial, y que al asomarse por las barandas de la estructura podían ver con “asombro” la cantidad de niños, jóvenes y adultos que sumergidos en el rió, compartían en grupo como si estuvieran en el mejor balneario del Caribe.

“Nosotros amanecimos en la casa preparando unas arepas y sopa de lentejas para venirnos desde muy temprano a este cercano lugar, porque no tenemos la posibilidad de ir a Morrocoy como cada año. No hay efectivo ni gasolina para viajar”, dijo una señora que con su grupo familiar de siete personas se vino desde Barrio Nuevo para bañarse durante todo el día y pasar un rato diferente en este improvisado paraje turístico popular.

Desde principios del mes de marzo cuando se registró el primer apagón eléctrico en Venezuela, ya muchos curiosos habían optado por “zambullirse” en el riachuelo no tan cristalino, que nace en las adyacencias del pueblo de Río Claro, para atenuar los calores y  mojarse un rato ante la falta de agua que padece gran parte de los pobladores de la región centroccidental.

“Lo que comenzó como algo improvisado hoy tiene características de un centro turístico familiar, que en esta Semana Santa alcanzó un nivel considerable de personas llegadas de varios zonas populares, armados de cavas, sillas, mesas, toallas y sus respectiva indumentaria para bañarse y disfrutar un momento de esparcimiento en plena ciudad”, comentó un vendedor que “hizo su agosto” con su punto de venta, ofreciéndole a los presentes sopas, parrillas y bebidas espirituosas.

“No hay comparación con las playas de Tucacas ni Chichiriviche, muchos menos con los ríos cristalinos de mi estado Portuguesa, pero la crisis económica y lo cercano de Barquisimeto nos llevó a escoger este sitio como la mejor alternativa para aprovechar los días de asueto de la semana mayor”, expresó un padre de familia que se escapó de Acarigua con su esposa y tres hijos para bañarse debajo del “Puente las Damas”.  

Las botellas de cocuy ofrecidas por un vendedor se agotaron rápidamente, mientras se escuchaba el bullicio de varias personas que improvisaron un torneo de dominó para hacer más agradable la tertulia en el lugar, donde varios niños retozaban alegres “chapoteando” las aguas pocas profundas y de color gris del rio que atraviesa gran parte de esta región.

No faltará alguien que aprovechando las potencialidades de la zona, proponga a los entes públicos consolidar este especie de “balneario popular”, instalando algunos servicios e infraestructura como opción para los futuros “puentes vacacionales” que establece nuestro calendario, no sin antes verificar la calidad de las aguas de este rio ubicado en plena avenida Ribereña, entre Barquisimeto y la ciudad de Cabudare.

“Tengo un proyecto en mente, cuento con algunos recursos y experiencia en el manejo organizacional de parajes turísticos, solo falta que alguna autoridad me escuche para ver la factibilidad de la propuesta y así establecer esta opción popular que ya muchos llaman Balneario las Damas”, comentó un joven empresario que por ahora prefiere mantener su nombre en reserva.

NB