Los umpires venezolanos Rainiero Valero y Cliburn Rondón hicieron el grado en MILB

407

Rainiero Valero y Cliburn Rondón aprobaron todas las evaluaciones en la Academia de Entrenamiento de Árbitros de Ligas Menores de MLB, con sede Vero Beach, Florida, y recibieron contratos para su primera experiencia en Estados Unidos.

Valero, originario de Puerto Cabello, estado Carabobo, se inició en la Liga Nacional Bolivariana y hace cuatro años fue reclutado por el programa del Venezuelan Umpire Camp (VUC).

“Venía trabajando arduamente para poder subir hasta este nivel. Fue adquiriendo madurez, en cada una de los circuitos en los que participó, que son difíciles, no tanto por la parte técnica, sino por los pocos recursos con los que se cuenta para trabajar de manera óptima”, destacó Miguel Hernández, coordinador de árbitros de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional.

Rondón, caraqueño de 33 años de edad y ex capitán de las FFAA, tuvo un sobresaliente ascenso hasta obtener la aprobación de MiLB.

“Es un ejemplo de constancia, disciplina”, enfatizo Hernández. “Una vez que se trazó su objetivo, nunca se dejó vencer. La edad jugaba en su contra, pero esa debilidad, desde el punto de vista de las exigencias MiLB, la pudo superar con mucho rigor y conocimientos. Cuenta con menos experiencia que Rainiero, pero aprovechó su pasantía por la Liga de Verano Venezolana de Prospectos (LVVP) y en los juegos de la Federación Venezolana de Beisbol (FVB), para hacer su debut en la LVBP durante la temporada 2018-2019 y su valoración fue alta”.

Valero trabajó en los últimos años de la Venezuelan Summer League, desaparecida en 2015. Luego continuó su desarrollo en la LVVP, en el centro del país, y en el beisbol federado. Más tarde viajó para administrar justicia en la Dominicana Summer League.

“En República Dominicana se terminó de graduar y con una pasantía de tres temporadas en la LVBP, se catapultó a un nivel que le ayudó a viajar a Estados Unidos, con 30 años de edad”, abundó Hernández sobre Valero.

Los nuevos oficiales venezolanos en Estados Unidos contaron con el apoyo del puertorriqueño Jorge Bauzá, supervisor de Ligas Menores, que los evaluó en República Dominicana y luego en Estados Unidos.

“Estoy bien satisfecho con la promoción de estos dos umpires. Al igual que Edwin Jiménez, viajaron a Vero Beach con unas credenciales increíbles. Con mucho esfuerzo, tanto económico como logístico, consiguieron su objetivo. Logramos que sacaran la visa, a través de las gestiones que se hicieron gracias a la FVB”, apuntó Hernández.

Valero y Rondón fueron evaluados, entre el 6 de enero y el 11 de febrero, en la Academia de Entrenamiento de Árbitros de Ligas Menores y luego aprobaron el curso avanzado. Ambos conocerán su asignación después de concluir los entrenamientos de primavera extendidos. Posiblemente comiencen en una liga para novatos.

Ahora Venezuela cuenta con 11 árbitros en el sistema de Ligas Menores, que aspiran a llegar a las Grandes Ligas, nivel en el que Manuel González y Carlos Torres están consolidados. David Arrieta, José Navas, Edwin Moscoso y Jonathan Parra, se encuentra en Triple A; Gabriel Alfonzo, Jonathan Biarreta, Emil Jiménez y Raúl Moreno, participan en Doble A; mientras que Edwin Jiménez actúa en Clase A.

Buena parte de ese grupo se formó en el exitoso programa del Venezuelan Umpire Camp (VUC), antes de dar el salto a la LVBP.

“En este instante nos encontramos en la primera fase de los cursos de 2019, en la que participan 50 alumnos de todo el país”, informó Hernández, que es director del VUC. “Se trata de otro esfuerzo mancomunado. La FVB no está apoyando, tanto económicamente como de manera logística; Cardenales de Lara no ha cedido las instalaciones del Estadio Antonio Herrera Gutiérrez hasta el día 25 de enero, y Fundela nos ayuda con el alojamiento en la Villa Bolivariana. Es un proyecto que a lo largo de los años se ha consolidado y nos permite pensar en positivo con relación al futuro de nuestra profesión”.

LVBP