Francisco Cervelli: “Me siento como si tuviera 22 años de edad”

295

Francisco Cervelli espera estar mantenerse al tope de sus condiciones físicas para encarar la que tal vez sea su última temporada con los Piratas de Pittsburgh.

El receptor ocupó buena parte del receso de temporada preparándose con un intenso plan de entrenamiento.

“Trabajé para mantener mi cuerpo saludable, como lo hice el año pasado. Me siento como si tuviese 22 años de edad otra vez”, señaló Cervelli a MLB.com. “Es sorprendente”.

Hace dos años, Cervelli lidió con una temporada plagada de problemas físicos que le limitó a 81 encuentros y en 2018 sólo apareció en 104, tras ir un par de veces a la lista de lesionados por siete días, debido a contusiones en la cabeza. Los fouls que golpearon su careta, se transformaron en en un terrible obstáculo.

El valenciano, de 32 años de edad, volvió a ponerse en las manos del reconocido coach de acondicionamiento Theo Aasen, que aplica extravagantes rutinas, que incluyen entre otras cosas capoeira, un arte marcial afro-brasileño, destacó el reporte de MLB, así como repeticiones de ejercicios para poner a prueba la vista y los reflejos.

“Llevo 17 años haciendo esto. Me gusta trabajar duro, pero también procuro divertirme”, aseveró Cervelli, que está en el último año de una extensión de contrato por tres zafras y 31 millones de dólares. “En ocasiones un entrenamiento puede tornarse aburrido”.

El careta viene de mejorar sus números de poder, tras ligar 15 dobles, tres triples y 12 jonrones, en 404 turnos, de allí que su slugging subiera de .370 a .431, el mejor de su carrera en una zafra de más de 200 visitas al plato, mientras remolcaba 54 rayitas. Su inicio de campaña fue tan bueno, que en mayo proyectaba terminar 2018 con 26 cuadrangulares y 110 impulsadas.

El portal MLB.com explicó que en buena medida la transformación de Cervelli se debió a que el ángulo de salida de sus conexiones se amplió de 6,1 grados, en 2017, a 15,7 grados en 2018.

“El año pasado fue la primera vez que sentí algo diferente. Creo que necesito seguir haciendo lo mismo”, expresó Cervelli sobre su cambio. “Como les dije, siento que ahora soy un mejor jugador. No hay nada malo con ser un bateador de poder. Cambié mi postura en la caja de bateo. Ahora tengo una patadita. Y me está ayudando. Espero poder conectar 10 o más cuadrangulares otra vez. Quizás una cifra que comience con un ‘2’”.

Luego de varios rumores de cambio, Cervelli volverá a su posición habitual, alternándose con Elías Díaz, en tanto que es probable que aparezca eventualmente en la inicial, para descansar a Josh Bell.

“Soy un receptor. Jugaré en la primera base si ellos me lo piden, pero soy un receptor. Me gusta más estar detrás del plato que batear, así que quiero estar ahí”, enfatizó. “Al final, (el manager Clint Hurdle) es quien manda. Si él desea colocarme en la inicial o en la antesala, lo haré. No tengo ningún problema, siempre y cuando sea por el bien del equipo. Pero soy un catcher”.

LasMayores.com