El poder criollo se apodera de la final de la LIDOM

432

La serie final de la Liga Dominicana de Beisbol Profesional (Lidom) dará inicio este jueves 17 de enero en la ciudad de San Pedro de Macorís, sede de las Estrellas Orientales. Los apodados elefantes terminaron de primeros en la ronda del todos contra todos con un récord de 11-7. Balance que se debió, entre otras cosas, a una ofensiva descomunal, pero, sobre todo a un gran pitcheo.

Su rival será el equipo de los Toros del Este. Los dirigidos por Arturo De Freites pasan a la última instancia, luego de vencer en juego extra (playoff) a los Leones del Escogido. Esa noche jugaron perfectos.

Esos son los antecedentes y el escenario en el que se moverán los cinco peloteros venezolanos, que le han dado sabor criollo a las instancias definitorias del beisbol quisqueyano.

Por los paquidermos estarán presente Héctor Giménez y Héctor Sánchez, así como el recién llegado Daniel Mayora, que fue escogido por los dirigidos por Fernando Tatis padre en el draft de sustituciones. Por los astados, Juan Apodaca y Jesús Pirela harán lo posible para llevar a los romanenses a la Serie del Caribe. El poder criollo se hará sentir entonces en La Española.

 

MARCANDO DIFERENCIA

Desde que Giménez llegó al club verde, su presencia se hizo sentir. En 10 compromisos, todos como inicialista, dejo una línea ofensiva de .389/.439/.528 con un par de dobletes, un jonrón y cuatro remolcadas.

“Ha sido una gran adición”, dijo en su momento el gerente de operaciones del club en cuestión José Mallén Calac. “Es un bateador de líneas, que va profundo en la cuenta. Su presencia fue fundamental para nosotros”.

Sánchez no se quedó atrás. Fue el catcher del club en los últimos siete compromisos. Excelente a la defensiva. Con el madero bateó para .455/.530/.545 con par de dobles, y una producida. Los números de los venezolanos que juegan para las Estrellas fueron sorprendentes. Entre ambos se fueron de 58-24, para un average de .417, conectaron cuatro dobletes, remolcaron nueve carreras. El OPS de Giménez fue de .967 y el de Sánchez de 1.065.

LVBP