Enfrentamientos durante protesta de venezolanos en la embajada de Perú

748

La policía peruana acudió este jueves a resguardar la embajada de Venezuela en Lima ante los ataques de un grupo de personas que intentaron derribar las puertas de la sede diplomática.

En la tarde de este jueves, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, responsabilizó al Gobierno peruano ante “cualquier consecuencia” que pudiera ocurrirle al personal diplomático.

Emba_Venezuela_Peru@EmbajadaVzlaPer

En este momento sede de la Misión Diplomática Venezolana bajo asedio de grupos grupos violentos. Intentan derribar puertas de acceso. @CancilleriaPeru

104 personas están hablando de esto

Ante la petición de Arreaza, el Ministerio del Interior de Perú dispuso el envío de protección policial adicional a la embajada venezolana, pero la tensión creció cuando los efectivos lanzaron bombas lacrimógenas para dispersar al grupo violento.

Arquímedes de Siracusa.@AdeSiracusa

Situación en con la protesta de Venezolanos en la embajada de Venezuela 🇻🇪 pic.twitter.com/chKTPxD8HT OI

Ver los otros Tweets de Arquímedes de Siracusa.

El grupo de manifestantes venezolanos se reunió en los alrededores de la sede diplomática para pedir la expulsión de los funcionarios de la embajada de su país, el mismo día en que el presidente Nicolás Maduro tomó juramento para su segundo mandato.

Tras el derrumbe de una de las puertas de la embajada, se suspendió la atención en la sede diplomática, informó RPP Noticias.

Tensiones en alza

Este jueves, tras la asunción de Maduro, el Gobierno peruano llamó a consultas a la encargada de Negocios de su Embajada en Caracas, Rosa Alvarez Nuñez. La medida forma parte de la política de “desconocimiento” al mandatario que impulsan Perú y otros países latinoamericanos, nucleados en el llamado Grupo de Lima.

Mediante un comunicado de prensa, la cancillería peruana informó que, además del retiro de la diplomática, tomó otra serie de acciones. Entre estas destacan “el impedimento de entrada al territorio nacional a Nicolás Maduro y a 100 miembros de su régimen y personas relacionadas a éste”.

Maduro, por su parte, dio un plazo de 48 horas al Grupo de Lima para rectificar sus posiciones “injerencistas” y extendió este jueves una invitación a realizar una cumbre latinoamericana para tratar los temas regionales “cara a cara”.

RT.