´´Limpiando botas saqué adelante a mis cuatro hijos´´ Conoce la historia de José Piña, el personaje del Edificio Nacional de Barquisimeto (+Video)

147

Un limpiabotaslustrabotaslustrador o bolero es una persona que se encarga de limpiar y lustrar el calzado de eventuales clientes utilizando betún para calzado. Un rol que tradicionalmente lo ejercen personas del género masculino y muy frecuentemente niños. Y aunque esta labor es desaprobada en diversas latitudes del mundo, constituye un medio de manutención de familias en diversos países.

Es el caso José Piña, quien con apenas con 16 años de edad decidió salir a la calle a trabajar por su familia y aunque su historia comenzó en el Terminal de Pasajeros de Barquisimeto, fue en el Edificio Nacional donde logró consolidarse como el único en su labor de limpiabotas en ese punto tan importante de nuestra ciudad, llegando a ser reconocido y admirado por muchas personas que desde hace más de 20 años han visto en él a un hombre honesto y trabajador.

´´Yo limpiaba botas en el Terminal de Barquisimeto con un cajoncito y con la ayuda de personas de buen corazón pude comprar uno mejor, más materiales para comenzar a trabajar para muchas más personas. Y luego, gracias al entonces alcalde Henri Falcón pude tener mi propio local aquí en el Edificio Nacional´´.

Con lágrimas en sus ojos y agradeciendo a Dios en repetidas oportunidades durante la entrevista, comentó que gracias a su trabajo ha sacado adelante a sus cuatro hijos, que hoy en día grandes y graduados.

Por otro lado, recuerda con satisfacción el rostro de innumerables y reconocidos abogados y figuras del gobierno que en su paso por el Edificio Nacional, se han sentado en el Kiosko de José y han permitido que éste saque brillo a sus zapatos.

´´Mis clientes nunca me han abandonado´´ 

Afirma que se mantiene la tradición de limpiar los zapatos y que las personas siguen buscando el servicio ´´tengo clientes que no me olvidan y siempre me han respaldado´´ 

A pesar de la situación compleja por la que atraviesa el país y aunque en ocasiones cueste un poco conseguir los materiales como el caso de la crema, improvisa para dar solución a sus clientes que en muchas ocasiones llegan apresurados buscando pulir o limpiar sus zapatos.

Con el mismo ánimo de hace 25 años cuando comenzó con su labor 

Tanto así que decidió cambiar las angustias por alegrías y dar frente a los problemas trabajando, o en su defecto cantando un poco improvisadamente con envases que dan sonido a su alegría y ganas de seguir allí en el mismo lugar, donde ha estado por más de 20 años y donde cariñosamente le llaman el ´´Limpiabotas del Edificio Nacional´´