Los expresidentes Felipe González y José María Aznar hicieron un llamado este jueves en Madrid a que la Organización de Estados Americanos (OEA) abra un proceso para suspender a Venezuela dentro grupo.

De esta manera se instó a activar la Carta Democrática en contra Venezuela, para suspender sus acciones dentro de la organización, justificando que de esta manera se forzaría una salida al laberinto político, económico y social en el que se encuentra.

Los exdirigentes fueron acompañados por personalidades como líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el editor de El País, Juan Luis Cebrián, el padre de Leopoldo López, así como otros políticos españoles .

González recriminó que antes de la negociación (mesa del diálogo en Venezuela) existieran 84 presos por supuestas “razones políticas” y que esa cifra haya aumentado luego de realizarse el intento de acercamiento entre las dos partes, considerando además que “con “presos políticos no hay democracia”.

“He creído que el diálogo es la solución, pero el Gobierno solo lo ha usado para hacer tiempo”, afirmó González en mención a la referida mesa de diálogo instalada entre el Gobierno y oposición.

Aznar, por su parte calificó de “farsa” el diálogo ante el incumplimiento de los acuerdos  dentro de las mesas de trabajo y ante “una falta de evidencia de mejora en el país”.

Información de Globovisión